Espiritualidad morada (Por Augusto Álvarez Rodrich)

Hace rato que era hora que un periodista sea objetivo. Nuestro Estado Peruano es un estado consitituciona laico en teoria, porque en la práctica es un estado Confesional Romanista. La igualdad religiosa es una utopia, no sólo en ideologia es esta cosa, sino en leyes y en partidas presupuestarias de millones que el Estado Peruano da a la Religion Catolica Romana, y todo gracias al corrupto concordato.

La ley del Señor de los Milagros es absurda y peligrosa.

El fervor religioso y popular del Señor de los Milagros está tan profundamente arraigado que no necesita el respaldo de una ley que lo confirme por la pretensión de algunos políticos de colgarse del anda de la procesión para ganar indulgencias con avemarías ajenas.

Tal como lo acaba de confirmar el presidente Alan García al promulgar la Ley 29602 que declara al Señor de los Milagros como ‘patrono de la espiritualidad religiosa católica del Perú’ y como ‘símbolo de la religiosidad y sentimiento popular’.

Se puede argüir que la norma no le hace daño a nadie, pero no es así. Es, para empezar, inconstitucional, lo cual es importante aunque a algunos esto no les interese. Esta ley es contradictoria con el principio de laicidad del Estado, el cual no debe legislar a favor o en contra de una confesión religiosa.

Política y religión deben marchar, siempre, por cuerdas separadas. La historia enseña que, cuando se juntan, los resultados son explosivos y funestos. Las cruzadas o lo que sucede hasta ahora en el medio oriente son solo algunas evidencias. Por ello, las sociedades modernas impiden este combo insensato de la religión con la política.

Lamentablemente, abundan los políticos deseosos de colgarse de la religión para mejorar su perspectiva, y sacerdotes interesados en aliarse con el poder para afianzar su credo.

En línea con eso, es preocupante y lamentable que el cardenal Juan Luis Cipriani haya comentado que el pueblo peruano es católico y que ojalá que su vocación católica guíe su voto y que eso lo haga elegir a sus futuros gobernantes.

Que sus acólitos políticos y periodísticos salgan a defender a este cardenal imprudente, arrogante y poco convocante no vuele su posición menos peligrosa para la aspiración legítima de que el Estado garantice neutralidad hacia todas las religiones e igualdad para todos los peruanos, incluso para quienes no profesan una religión.

Esto no implica, en modo alguno, un menoscabo en el respeto indispensable a todas las religiones, incluyendo, a la católica y sus expresiones más importantes en el país como el Señor de los Milagros. Pero justamente por el respeto que se le debe profesar es que hay que tratar de blindarlo frente al aprovechamiento de quienes pretenden manosearlo, absurdamente, por sus intereses propios, como algunos curas y ciertos políticos.

Como el presidente García, quien debiera releer el discurso del 23 de mayo de 1923 de Víctor Raúl Haya de la Torre –el que empieza con la frase “el quinto no matar”– contra la consagración del Perú al Sagrado Corazón de Jesús, el cual no tenía –como tampoco lo tiene esta modesta columna– un carácter antirreligioso sino a favor de la defensa de la libertad de pensamiento.

Por Augusto Álvarez Rodrich
alvarezrodrich@larepublica.com.pe

Anuncios

Acerca de Abad Husita

Teologo, Educador. Clerigo. Sacerdote Religioso Husita. Vivi hace muchos siglos, mi antecesor fue Juan Hus... y la Estrella de la Reforma... despues vino nuestro celebre Calvino.

Publicado el octubre 25, 2010 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: