Archivo de la categoría: Circos de animales

Circos sí, pero sin animales

El espectáculo del circo debe quedar en la mente de las personas como un espectáculo llevado a cabo por unos artistas que se dedican a entretenernos, pero nunca como la humillación y el maltrato al que se ven sometidos los animales. Estos animales se ven forzados a realizar actividades no comunes en su hábitat natural, tales actividades son vistas por un público preferentemente infantil, deformando su proceso educativo hacia un respeto a los animales.

Los animales circenses son capturados en su hábitat natural y vendidos como simple mercancía. En ocasiones debido a dificultades económicas o de quiebra del circo, son abandonados a su suerte y tienen que ser los municipios quienes tengan que hacerse cargo de su sustento. A todo esto hay que añadir los continuos desplazamientos a que se ven sometidos, pues el nomadismo es la característica principal de estos circos ambulantes.

Todo ello resulta en síntomas de aburrimiento y frustración, horas de soledad en deplorables instalaciones, llegando en algunos casos a la mutilación propia de los dedos de las manos en los monos o los movimientos estereotipados en los elefantes.

El entrenamiento es una agresión psicológica y fisiológica, donde son utilizadas técnicas bárbaras (barras de hierro, descargas eléctricas, látigos, etc.) en las que los animales son forzados a adoptar comportamientos anormales, de este modo se consigue a través del miedo, la obediencia. Las consecuencias de esta explotación, así como el estrés producido en sus actuaciones (público, volumen de la música, focos…) hacen mella en su salud originando úlceras gástricas. También la falta de higiene originada por la acumulación de sus residuos fecales y de orina en sus jaulas, hace aumentar el número de parásitos y bacterias que dificultan la cura de las heridas provocadas por sus cuidadores y domadores en los entrenamientos. Los circos merecen nuestro mayor respeto, pero sin animales.

 

El justo cuida de la vida de sus animales, pero el corazón de los malvados es cruel con ellos.

CIRCOS SÍ, PERO SIN ANIMALES

El espectáculo del circo debe quedar en la mente de las personas como un espectáculo llevado a cabo por unos artistas que se dedican a entretenernos, pero nunca como la humillación y el maltrato al que se ven sometidos los animales. Estos animales se ven forzados a realizar actividades no comunes en su hábitat natural, tales actividades son vistas por un público preferentemente infantil, deformando su proceso educativo hacia un respeto a los animales.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: