Archivo del sitio

Los Testigos de Jehová y Juan 1:1

Usted está cómodamente sentado en la tranquilidad de su hogar, quizás leyendo un buen libro, mirando las noticias en la televisión, o simplemente intentando tomar una siestecita, y de repente suena el timbre de la puerta principal. Usted se pregunta quién podría ser, ya que no tenía ninguna visita planificada. Pero se incorpora, abre la puerta y le saludan dos jóvenes vestidos con camisas blancas y corbatas. Caras amigables y sonrientes, y la identificación que utilizan es la siguiente: “Hola Señor. Buenas tardes. Gracias por molestarse en abrirnos la puerta. Nosotros somos representantes del templo local de los Testigos de Jehová. ¿Podríamos pasar y compartir algunas palabras con usted?”.

 

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: