¿La Biblia prohíbe la cremación?

En la Palabra de Dios no hay un versículo claro de prohibición o para fomentar la cremación. Es decir, no hay una doctrina. Hay algunas referencias bíblicas, algunas historias de personas quemadas, en los siguientes textos:

Josué 7:25Nueva Traducción Viviente (NTV)

25 Luego Josué le dijo a Acán: «¿Por qué nos has traído esta desgracia? Ahora el Señor te traerá desgracia a ti». Entonces todos los israelitas apedrearon a Acán y a su familia, y quemaron los cuerpos.

 

1 Reyes 16:18-19Traducción en lenguaje actual (TLA)

15-19 Zimrí sólo gobernó en Tirsá por siete días. Resulta que el ejército estaba por atacar la ciudad filistea de Guibetón, cuando se enteraron de que Zimrí había matado al rey. Como los soldados no estuvieron de acuerdo, nombraron rey a Omrí, general del ejército. Entonces regresaron a Tirsá para quitar a Zimrí del trono. Pero cuando Zimrí vio que el ejército se había apoderado de la ciudad, entró en el palacio y le prendió fuego. El palacio se quemó, y él murió dentro. Esto le sucedió como castigo por los pecados que había cometido, pues Zimrí desobedeció a Dios y se comportó igual que Jeroboam, quien había hecho pecar a Israel. Todo esto sucedió en el año veintisiete del reinado de Asá en Judá.

2 Reyes 21:6Nueva Traducción Viviente (NTV)

Manasés también sacrificó a su propio hijo en el fuego.[a] Practicó la hechicería, la adivinación y consultó a los médiums y a los videntes. Hizo muchas cosas perversas a los ojos del Señor y con eso provocó su enojo.

2 Reyes 23:16-20 Nueva Traducción Viviente (NTV)

16 Luego Josías se dio vuelta y notó que había varias tumbas en la ladera de la colina. Ordenó que sacaran los huesos y los quemó sobre el altar de Betel para profanarlo. (Todo sucedió tal como lo había anunciado el Señor por medio del hombre de Dios cuando Jeroboam se paró junto al altar durante el festival).

Después Josías se dio vuelta y miró hacia arriba, a la tumba del hombre de Dios[a] que había predicho estas cosas.

17 —¿Qué es ese monumento que está allí? —preguntó Josías.

Y la gente de la ciudad contestó:

—¡Es la tumba del hombre de Dios que vino desde Judá y predijo precisamente lo que tú acabas de hacer al altar de Betel!

18 —¡Déjenlo en paz! —respondió Josías—. ¡No molesten sus huesos!

Por lo tanto, no quemaron sus huesos ni los del viejo profeta de Samaria.

19 Después Josías demolió todas las edificaciones que había en los santuarios paganos de los pueblos de Samaria, tal como lo hizo en Betel. Estas construcciones fueron obra de diversos reyes de Israel y con ellas hicieron enojar mucho al Señor.[b] 20 Por último, el rey ejecutó a los sacerdotes de los santuarios paganos sobre sus propios altares y quemó huesos humanos en los altares para profanarlos. Cuando terminó, volvió a Jerusalén.

Los judíos que practican el judaísmo ven al Entierro como un mandamiento de Dios, por encontrarse en la Toráh, más para un cristiano la Torah no es lo mismo que para un judío, ya que el Talmud es parte de la Toráh, es considerada como una Toráh oral, y algunos rabinos consideran que la Torah Oral puede ser la Mishná y/o la Guemará.

 

El único texto que pareciera recomendar el entierro es Deuteronomio 21:23, pero no habla de enterrarlo porque eso debería hacerse, sino que el punto es no dejarlo colgado para que no maldiga la tierra. Teniendo en cuenta el contexto, el mandato es no dejarlo colgado porque contaminará la tierra y no hay mandato en enterrarlo.

Más en otros escritos del Judaísmo que tienen mucha autoridad en cuestiones de conducta y fe, hasta más que el Antiguo Testamento, porque en sus escritos son más detallados. Un abogado entendería mejor la aceptación de los escritos del Judaísmo para un judío, la Ley es el Antiguo Testamento y los demás escritos es el Reglamento de este, dando una autoridad inmediata. Tales escritos para los cristianos no son considerados ni tienen autoridad bíblica. El Talmud, Maimónides y el Código de Ley Judía codifican el mandamiento de enterrar al muerto (Sanhedrín 46b, 29 Séfer haMitzvot 231, 536; Leyes de Duelo, cap. 12, Ioré Deá 362).

 

Deuteronomio 21:23Nueva Traducción Viviente (NTV)

23 el cuerpo no debe quedar allí colgado toda la noche. Habrá que enterrarlo ese mismo día, porque todo el que es colgado[a] es maldito a los ojos de Dios. De esa manera, evitarás que se contamine la tierra que el Señor tu Dios te da como preciada posesión.

 

Es interesante que en la actualidad, y se practica ya desde hace siglos, esto gracias a la tecnología, en las épocas bíblicas y en los primeros siglos de la era cristiana no existía el embalsamiento de los cuerpos. El embalsar los cuerpos ayuda a que podamos de alguna manera despedirnos, y psicólogos afirman, que esto ayuda a amortiguar la tristeza. Pero hay otra teoría, la cual compartimos, que a veces sin embalsar los cuerpos se le traslada a su sepulcro en un menor tiempo la tristeza es más aceptada, como se dice coloquialmente “de un porrazo”, ya que a veces el velatorio son varios días dependiendo la cultura. En cuanto al embalsamiento nadie pregunta si es bíblico o no, y sería justo hacernos la misma pregunta como la hacemos con la cremación.

El embalsamiento ha dado lugar más por cuestiones de normas de salubridad, pero hoy los entierros de cuerpo entero es un negocio muy lucrativo, y se lucra con la tristeza y hay mucha manipulación en ello, que hoy muchas empresas prefieren invertir en cementerios y no en actividades que generen vida, debido a las ganancias exorbitantes, y por ello, hay una tendencia de cremas a nuestros difuntos.

A nadie se le puede obligar enterrar en ataúd al difunto,  al menos que el familiar lo haya pedido en vida, cuando uno sabe que nos los nichos cuestan demasiados, y mas alto es el precio cuando es un cementerio que pertenece a una asociación de una Iglesia en particular.

Vale decir que el movimiento religioso “Testigos de Jehová” al creer que la sangre es el alma del humano, y al creer al igual que los mormones que el alma duerme en el cuerpo cuando la Biblia dice que nuestra alma está consciente y no dormida, lo tienen prohibido y algunos versículos de pecados castigados con la muerte lo traducen en vez de “serán muertos”, o “serán ejecutados” por “serán quemados”, exigiendo al texto bíblico. Aunque si vale aclarar que el quemar los cuerpos era considerado un tipo de castigo de Dios en el Antiguo Testamento (Nm. 16:35; 2 R. 10:26; 1 Cr. 14:12; Hch. 19:18-19; Ap. 20:15).

Cabe recordar que los que han practicado más cremaciones en la era cristiana fue la Inquisición, escuadrón de la muerte del a Iglesia Católica Romano o el Vaticano, quemando a niños, mujeres y hombres, y la mayoría de ellos inocentes.

La cremación o quemar los cuerpos era una práctica que en tiempos antiguos no era propia de las costumbres del judaísmo ni del cristianismo.

La cremación no es una práctica habitual, los judíos y los primeros cristianos tenían sepulturas en tumbas, cuevas y en tierra. Pero en ningún versículo bíblico dice que es el único método. Donde la biblia no niega ni afirma, no podemos tomarnos el privilegio de que nuestra opinión, por más que sea una autoridad religiosa, pese más que la Palabra de Dios.

Algunos dicen que habrá problemas de los cuerpos cremados en el día de la resurrección, ya que los cristianos creemos que la resurrección del cuerpo no es de manera figurativa sino es real, al igual que la de Jesús.

Tenemos que saber que muchos cuerpos que llevan siglos son ahora sólo polvo, tan igual que el polvo de los cuerpos cremados.

Dios no tiene ningún obstáculo en resucitar nuestros cuerpos de células muertas.

Otros creen que las almas sin cuerpo se vuelven duendes o fantasmas, cuando la realidad son demonios que toman forma humana o humanoide, ya que cuando uno muere según varios versículos bíblicos uno se va al cielo o al infierno.

Conclusión

La cremación al no estar prohibida en la Biblia queda a la libertad del individuo o de la familia, no podemos hacer prohibiciones en base a nuestra tradición u opinión, y no podemos ir asustando que ahora tal acto es pecado y que uno al realizarla perderá la salvación, cosa que también es falso. Ore a Dios y tenga paz en la decisión cual fuere. Si aun así no desea practicar la cremación se respeta la decisión pero que su decisión no la puede imponer o fomentar como una doctrina bíblica, esto ya es caer en un error.

Lo que si se puede hablar son de algunas recomendaciones, pero no doctrinas, en las recomendaciones priman los valores o principios universales emanados en la Biblia. La cremación y el uso de los restos no puede atentar contra la conducta y fe del cristiano, ya que algunos hacen un altar a manera de “santos canonizados”, cuya doctrina de la canonización tampoco es bíblica, y comienza a rezar u orar y considerar tal cofre o caja donde están los restos como si fuese algo muy sagrado.

Christian Torres 26-10/2016

Fuente: https://jesed.wordpress.com/

Anuncios

Acerca de Eleuteros

Gracias Totales.

Publicado el octubre 26, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: