El misterio de las antiguas ciudades abandonadas de Israel

Los antiguos habitantes de las ciudades del Néguev abandonaron sus hogares hace más de 1.000 años. Los arqueólogos están estudiando los restos de basura y de los alimentos que dejaron atrás para tratar de entender por qué se fueron.

20ciudadesEn los últimos meses, un equipo de la Universidad de Haifa, encabezado por el prof. Guy Bar-Oz, viajó hacia el sur cada dos semanas para examinar los restos de la basura dejada por los habitantes de las ciudades antiguas de Nitzana, Haluza y Shivta. El proyecto a gran escala, que se estima una duración de cinco años y financiado por la Unión Europea, tiene como objetivo descifrar el misterio de por qué estos centros comerciales y culturales otrora prósperas fueron abandonados en última instancia. Un día, o tal vez gradualmente durante un período de tiempo más largo, los habitantes empacaron sus cosas, y desaparecieron para no volver de nuevo.

“La gente que vivía aquí ponía una tremenda energía en la construcción y la infraestructura. Ellos querían quedarse aquí para siempre, pero algo salió mal”, dice Bar-Oz. “La próxima vez que encuentras un asentamiento en el Néguev es más de mil años más tarde, con el movimiento sionista. En la literatura académica, se han propuesto una serie de posibles teorías para el abandono: el cambio climático, un cambio cultural como la conquista musulmana, o una epidemia como la peste que azotó la región en el siglo VI. Estamos tratando de resolver el misterio de por qué se fueron de una vez por todas, y estamos viendo el colapso de la sociedad bizantina en el Néguev como un caso de prueba que también tiene importancia para el mundo moderno, desde el punto de vista de la sostenibilidad y para imaginar un intento de hacer frente a los cambios”.

Se cree que tres ciudades del sur están asociadas con el inicio del asentamiento nabateo permanente (siglo primero-tercio de la era cristiana), pero no hay artefactos nabateos encontrados hasta el momento. “No quiero denigrar a la arqueología israelí, y estamos lejos de terminar las excavaciones y de analizar todos los hallazgos en el laboratorio, pero hasta ahora hemos estado cavando y cavando, y no estamos encontrado aún artefactos nabateos”, dice Bar-Oz. En cualquier caso, el equipo actual está interesado en explorar el período posterior de la ciudad, en el siglo VII, y la transición de la época bizantina a la época musulmana temprana. “En sus días de gloria, la ciudad tenía cerca de 170 casas y una población de alrededor de 2000 personas”, dice el Dr. Yotam Tepper, colega de Bar-Oz, que se encarga de la gestión de las excavaciones en el sitio. “Pero al final sólo había de 20 a 25 casas; y las casas abandonadas estaban siendo utilizados como vertederos de basura”.

En una de esas casas, Racheli Belvis, una estudiante de posgrado en arqueología, ha tamizado de la antigua basura, mucha suciedad y hollín. Tras un arduo esfuerzo, se reveló que muchas piedras fueron utilizadas para forrar el fondo de hornos antiguos, fragmentos de cerámica, monedas, pozos de 1.500 años de antigüedad. El hallazgo más sorprendente son los huesos de pescado – ya que esta ciudad se encuentra en el medio del desierto, muy lejos del mar. En particular, los antiguos habitantes, evidentemente, utilizaban los peces escáridos (peces loro), que fueron traídos desde el Mar Rojo, que eran secados y conservados.

Además, fueron encontrados huesos de ovejas y cerdos. La cantidad relativamente grande de huesos de pescado, da fe de la fortaleza económica, y tal vez era también una comida que era un símbolo de estatus. Las personas pueden haber disfrutado de mostrar su riqueza por tener una dieta rica en pescado en el medio del desierto. Sabemos que hubo una vinicultura muy desarrollada y una industria del vino que no era sólo para consumo personal.

“Los viñedos se regaban con aguas recogidas por un sofisticado sistema de presas, y se produjeron vinos famosos y luego eran enviados a través del puerto de Gaza – y el que exportaba vino regresaba con peces. Incluso encontramos una vértebra de cocodrilo – más pruebas de los productos exóticos consumidos por personas acaudaladas.

En el mundo antiguo, se utilizaron los huesos para fertilizar los campos, así que tal vez se encontrarán más en los montículos de basura fuera de la ciudad, lo que nos puede enseñar acerca de los cambios en los hábitos de consumo – si, por ejemplo, dejaron de comer carne de cerdo durante la época musulmana, o si utilizaban más cabras que ovejas, que en el mundo antiguo da testimonio de un menor nivel de habilidad agrícola y un nivel económico más bajo.

Fuente: Aurora

Anuncios

Publicado el febrero 5, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: