El genocidio de Sendero Luminoso contra los Ashaninkas

Hay miles de argumentos para decir que Sendero Luminoso no fue un Movimiento Revolucionario sino que son Terroristas. El atacar a civiles desarmados no es daño colateral ni una guerra interna, eso se llama terrorismo.
Una cosa es tener un enfrentamiento con las Fuerzas del Orden u otras fuerzas opuestas que están armadas, que ambos bandos se busquen, como sucede en algunos países para buscar la libertad del pueblo. Y otra muy diferente es buscar al pueblo indefenso para masacrarlo. El concepto de guerra civil es cuando ambos bandos, opuestos, se enfrentan, y ambos están armados y organizados. El terrorismo de Sendero Luminoso que llama guerra civil a un grupo de personas que no querían ni la guerra civil, ni estaban armados y comenzaron a matarlos. Lo cual esto es denominado claramente como terrorismo.

El pasado jueves 26 de febrero de 2015 el diario El País de España publicó un interesante artículo titulado “Ashaninkas, los guardianes de la selva” sobre los Ashaninkas, una de las etnias selváticas más representativas del Perú.  En el mismo, relataba todo el sufrimiento y dolor que tuvo que pasar esta tribu a manos de los terroristas de izquierda de Sendero Luminoso, incluso llegando al punto de entrar a sus aldeas para robarles sus cosas, quemar sus casas y luego asesinarlos a machetazos.

 

Este demencial y sangriento accionar es comparable a lo que vienen haciendo los terroristas del Estado Islámico en el medio oriente. La única diferencia entre ellos y Sendero Luminoso, es que en los 80s y 90s, época de mayor terrorismo en Perú, no era tan fácil tomar fotos, grabar videos y difundirlo en Internet como es ahora.
De acuerdo a cifras de El País, 6,000 miembros del pueblo Ashaninka fueron asesinados mientras que 5,000 fueron secuestrados entre 1980 al 2000. De aquellos secuestrados, muchas fueron mujeres esclavizadas sexualmente por los terroristas.  Los ashaninkas hartos de los maltratos y abusos senderistas, en los 90s se organizaron y armaron con apoyo del Ejército Peruano y lograron vencer al terrorismo y liberar a su gente secuestrada. Un pueblo valiente que merece nuestro respeto y admiración.
Sin embargo, aún sufren las secuelas de la violencia terrorista. En el 2011 el Ejército Peruano encontró fosas comunes donde Sendero Luminoso enterró a niños secuestrados de la tribu Ashaninka.  En esa operación, los militares lograron rescatar a dos jóvenes Ashaninkas secuestradas por SL cuando eran niñas en los 80s y 90s. Una de ellas relata como un terrorista abusó sexualmente de ella múltiples veces, teniendo hasta 3 hijos que le fueron robados y de los cuales se desconoce su paradero.
Este es el tipo de historias que deberíamos recordar todos, principalmente los más jóvenes, para que nunca más se repitan. Sobre todo ahora que la fachada política de Sendero Luminoso, MOVADEF, en alianza con otros partidos políticos de izquierda radical pretende participar en elecciones en el 2016. Los que tenemos memoria y recordamos la historia de la agresión terrorista contra Perú no debemos permitirlo.
Frank Krklec Torres
Director de blog Catarsis y Harakiri
Anuncios

Publicado el octubre 2, 2015 en Apologia - Holocausto, Apologia - Paz, Armas, Ashaninkas, Consejos Politicos, Genocidio, Movadef (Terrorismo Poltico), Peru, Secuestro, Selva Peruana, Sendero Luminoso. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: