Fujimori y su cúpula militar tramaron atacar a Ecuador

Para justificar la compra de 36 aeronaves de guerra MiG-29 y SU-25 a Bielorrusia, el dictador preparó un ataque al vecino país del norte. Pero cuando llegaron los aviones, no servían para nada. Todo fue pretexto para un negociado de más de US$ 402 millones. 

La guerra en el Alto Cenepa reveló la inferioridad peruana en armas, lo que sirvió a Fujimori para justificar la compra corrupta de aeronaves de guerra en 1996. Haga click en la imagen para ver el plan de ataque y los encausados.

Claves

VERSIÓN. “Los pilotos de la FAP saben que tienen una Fuerza Aérea considerada entre las más poderosas de América Latina”, ha dicho recientemente Fujimori.
ACLARE. Pero constan en el expediente del caso en el Consejo Supremo de Justicia Militar declaraciones de pilotos que desmienten al prófugo ex mandatario.

NEGOCIADO • Para justificar la compra de 36 aeronaves de guerra MiG-29 y SU-25 a Bielorrusia, el dictador preparó un ataque al vecino del norte.

• Pero cuando llegaron los aviones, no servían para nada.
• Solo fue pretexto para un negociado de más de US$ 402 millones.

Ángel Páez.
Unidad de Investigación.

Una vez que uno sabe cómo miente una persona,
es difícil que le vuelva a engañar.
ERIC AMBLER.

Esta es una historia nunca contada. Los protagonistas la mantuvieron oculta porque sabían que se trataba de una traición. Pero, ya se sabe, tarde o temprano, de una u otra manera, las traiciones terminan por descubrirse.

En el verano de 1996, Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos y la cúpula militar planearon y aprobaron un ataque aéreo masivo sobre Ecuador para forzar a ese país a definir la demarcación de la frontera de acuerdo con el Protocolo de Río de Janeiro. Fue un año después de la derrota que Perú sufrió en el Alto Cenepa, un conflicto que reveló la superioridad de Ecuador en equipo militar. Fujimori, su asesor y los jerarcas castrenses a su servicio concluyeron que era imposible negociar con el vecino del norte en inferioridad de condiciones.

Sueños de conquista

En ese momento se determinó que la única manera de superar la defensa aérea ecuatoriana era comprar una flota de 18 aeronaves interceptoras MiG-29 y 18 cazabombarderos Sukhoi-25, acondicionados para destruir objetivos militares en territorio enemigo, así como para apoyar el avance de las unidades terrestres y navales. No se trataba solo de defender las posiciones peruanas sino de penetrar en el ámbito ecuatoriano.

Descrito sobre el papel el plan es simplemente arrollador. Sin embargo, cuando las aeronaves fueron puestas a disposición de la Fuerza Aérea del Perú (FAP), los pilotos encontraron aparatos cuyas condiciones técnicas hacían imposible cumplir con la estrategia militar aprobada por Fujimori.

Eso es lo que ha quedado en evidencia en el juicio por traición a la patria que se les sigue en el fuero militar a seis ex altos mandos de las Fuerzas Armadas, y en el proceso que por el mismo delito se ventila contra Fujimori en el fuero común, según documentos secretos obtenidos por La República.

Más de ocho años después de la adquisición a Bielorrusia de los MiG-29 y SU-25, los oficiales de la FAP han comenzado a decir aquello que Fujimori siempre ha negado: que Perú no pudo alcanzar la paridad con Ecuador y mucho menos lanzar una ofensiva con esas aeronaves. Haberse lanzado a una guerra hubiera dejado en evidencia la inutilidad de la compra; por eso para el gobierno fue preferible firmar el acuerdo de paz con Ecuador el 26 de octubre de 1998.

Ofensiva total

En el fuero militar se ventila un juicio por traición a la patria a quienes planificaron una guerra con Ecuador para justificar la corrupta compra de 36 aeronaves por 402 millones de dólares. Desde su exilio en Japón, Fujimori ya admitió que Montesinos y traficantes de armas recibieron coimas, pero insiste en que se trató de una importante adquisición porque la sola presencia de los MiG-29 y SU-25 “disuadió” a Ecuador de atacar a Perú y lo obligó a sentarse a la mesa de negociaciones.

Pero ese argumento se ha desestimado en la justicia militar porque han comenzado a surgir documentos y testimonios de oficiales de la FAP que sostienen lo contrario. Los jefes de las unidades aéreas encargados de las aeronaves de combate afirman que estas, entre 1997 y 1998, periodo en que había peligro de guerra, no le dieron superioridad a Perú.

Los procesados por traición a la patria son los generales del Ejército Nicolás Hermoza Ríos y Víctor Malca Villanueva; los tenientes generales FAP Enrique Astete Baca, Waldo Richter Cruz y Elesván Bello Vásquez; y el vicealmirante Américo Ibárcena Amico. Podrían recibir una condena mínima de 25 años o máxima de cadena perpetua por haber llevado adelante un proyecto que no solo costó millones de dólares sino que infligió un duro golpe a la seguridad nacional. Paralelamente, en el fuero común se encuentra en su etapa final el proceso por traición a la patria contra Fujimori, a partir de la acusación que en 2003 aprobó el Congreso.

Fuera de foco

A partir del plan de ofensiva sobre Ecuador aprobado por Fujimori, la FAP constituyó una Comisión Especial que presidió el teniente general FAP Danfer Suárez Carranza, cuyo informe secreto obtuvo La República. En el documento, la comisión señala que en 1996 el balance del poder combativo aéreo era de 1.2 a 1 a favor de Ecuador, “debido al equipamiento permanente de la FAE con armas y equipos de guerra de última generación”.

En ese momento Perú, de acuerdo con el estudio de la comisión, estaba incapacitado para una efectiva defensa aérea y menos para una ofensiva sobre Ecuador, porque sólo contaba con los Mirage 5 y Mirage 2000, los SU-22 y los A-37. No obstante que entre 1994 y 1995 Fujimori desembolsó 176.7 millones para la modernización de la FAP, solo el 40 por ciento de la flota estaba operativa.

Solo con la compra de los MiG-29 y SU-25 a Bielorrusia se podía “crear en nuestro enemigo potencial ‘E’ (Ecuador) una percepción de riesgo que lo induzca a desistir de su pretendido e infundado anhelo de constituirse en país amazónico y lo disuada de ejecutar acciones ofensivas contra el Perú”, señaló la comisión.

“Todos sabían que existía la posibilidad de una guerra total”, ha dicho Fujimori desde Tokio: “Se requerían aviones comparables a los F-16 americanos para contrarrestar la capacidad de la FAE, y aviones tácticos para enfrentar a los tanques en la costa norte. No estábamos en condiciones de pagar por unidades nuevas. (…) Optamos por los aviones de Bielorrusia”.

Fujimori admite que hubo coima en la compra, pero defiende de igual manera la operación: “Reconozco que el velo oscuro de la corrupción ha empañado las excelentes condiciones de compra. (…) (Sin embargo), los aviones que se compraron son excelentes unidades que nadie podría objetar desde un punto de vista estrictamente técnico-militar”. Eso no es cierto.

Ya en 1997, el periódico The New York Times informó dos veces sobre la dudosa calidad de los MiG-29 y SU-25. Si lo sabía la prensa, es obvio que los militares ecuatorianos también. Desde ese año no era un secreto que los “temibles” MiG-29 y SU-25 comprados “a precio ganga” por Fujimori, como él suele decir, llegaron disminuidos. Y las pruebas ya se encontraron.

Mañana: Increíble, las aeronaves ni siquiera podían volar de noche.
No estábamos en condiciones de vencer

1. El plan de ataque que aprobó el presidente Alberto Fujimori era básicamente un reciclaje del proyecto que las Fuerzas Armadas actualizaban cada vez que estallaba un incidente en la frontera con Ecuador. Lo único nuevo fue la inclusión de los MiG-29 y SU-25 comprados a Bielorrusia.
2. Entre los objetivos de la ofensiva aérea se incluía blancos en la vecina Loja hasta la localidad de Esmeraldas, en el extremo norte de Ecuador.
3. Además de blancos militares, el diseño de la ofensiva aprobado por Fujimori comprendía instalaciones petrolíferas, nudos industriales y las centrales térmicas e hidroeléctricas.
4. En el proceso que se le sigue por traición a la patria a Fujimori en el fuero común, constan las declaraciones del general Bladimiro López Trigoso, ex jefe de la Quinta Región Militar (Iquitos), quien afirma que alertó al entonces presidente y a Montesinos, en diciembre de 1994, de la presencia de tropas ecuatorianas en territorio nacional, antes del conflicto del Alto Cenepa. En ese momento la prioridad de Fujimori era la elección de 1995.
5. La reciente declaración del ex jefe del Comando Conjunto de Ecuador Víctor Bayas confirma que desde 1994 ese país estaba listo para la guerra.
6. En el fuero militar, si bien están procesados por traición a la patria seis ex altos mandos, también se incluye a los oficiales que participaron en la operación de compra de los MiG-29 y SU-25 a Bielorrusia.

Anuncios

Acerca de Eleuteros

Gracias Totales.

Publicado el julio 30, 2013 en Armas, Corrupcion, Dictadura fuji-montesinista, Ecuador, Estafas / Fraude, Fuerzas Aereas, Fuji-montesinismo, Justicia, Mentiras, Peru y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. De donde salio este charlatan Mico, Ecuador cuando le ha ganado a Peru una guerra.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: