Mis días en el Seminario Evangélico de Lima (SEL) – Parte I

En el año 2001 ingrese al Seminario Evangélico de Lima. Hasta ahora lo recuerdo, era el único joven de esa edad en aquella época, la mayoría era mayor de 25 años. Después he estudiado otras carreras universitarias, y puedo decir que la exigencia académica es muy fuerte mas la formación no sólo como teólogo sino también en lo personal confirmó mi vocación y dejo en mí el legado Selino: Un espíritu reflexivo e investigador que se construye en una fe Cristocéntrica.

Mis antecedentes al Seminario Evangélico de Lima (SEL):

Desde los 12 años me leí las Cinco Tesis de Mao, Hegel y varios libros de Marx, y otros libros sobre el evolucionismo. Al tener contacto con tal literatura y tener varios diálogos con adultos que defendían un ateísmo muy dogmático, esto ocasionó que me convirtiera por decisión propia en un ateo no de boca, ni por moda, sino confeso y muy argumentado.

Paralelo a esta realidad mis Padres todos los días desde que tengo uso de razón me hablan de Dios (ahora que estoy casado y cuando les visito me hablan a mi y a mi familia), vivían no una vida fanática religiosa, sino vivían una vida de alegría viviendo los valores de Dios, que yo recuerde, ellos nunca renegaron de Dios, siempre con alegría iban a la iglesia, hacíamos lecturas diarias de la Biblia en familia, practicaban la justicia y la igualdad ante toda persona. En mi etapa de adolescencia esto lo discutí muchísimo y tenia que ir por norma paternal el domingo a la iglesia so pena de varias cosas.

A principios del año 1999 (Feb/1999) siendo un ateo acérrimo mi vida se transformo, no como la conversión paulina tal vez, mas mi vida cambio de una manera muy radical, tal suceso lo publicaré en otro articulo por ser extenso.

Acabe el colegio el año 1999 y a principios del mes de marzo del año 2000 me fui al Seminario Evangélico de Lima (SEL) para poder estudiar Teología. Para esto desde muy pequeño me incline por los gustos de medicina, tanto así que pedía a mis padres desde niño que me comprarán juegos referentes a la Salud, de adolescente llevé talleres referentes a la medicina humana, es decir, yo estaba preparado mental y emocionalmente para estudiar medicina.

Teniendo este cambio y transformación súbdita por los asuntos de Dios conversé con mi Papá aconsejándome que era mejor llevar estudios teológicos de la manera formal, acreditada y profesional; y en el Perú debido a la desigualdad religiosa existente sólo dos Seminarios tienen reconocimiento por el Estado: El Andino y el SEL.

Con tal consejo fui al SEL, y en Marzo del 2000 fui atendido por el Profesor Miguel Guimet, me felicito por mi decisión y me advirtió de la exigencia académica, y después de unos minutos de hablar me pregunto mi edad, y lamentó que no pudiera estudiar por ser menor de edad, tenia 17 años. Así que me fui un poco desanimado, mas me alegre porque en ese instante asumí que debía seguir el camino de los estudios de medicina, me fui a la Pre de una universidad particular, aprobé el proceso de admisión para las vacantes y antes de realizar los pagos correspondientes para comenzar mis estudios en medicina humana recordé de manera repentina que tenía 18 años, era Marzo 2001,  y el deseo de estudiar teología se confirmó aun mas y querer ser parte del SEL como mi `Hogar de Estudios´.

Antes de ingresar varios amigos pastores me recomendaron, como también otros me decían que no. A aquellos que me aconsejaban que estudiará en otro Seminario era porque lo consideraban un ‘Cementerio’, me decían, “ese lugar no es Seminario es un Cementerio, ahí te enseñan a cuestionar la fe y te confundirás”.

La mayoría de pastores que conocí y me hablaban del Sel para bien o mal, sólo habían egresado y no titulado, la no titulación de muchos se debió a X factores, mas el factor dominante era la Presentación de la Tesis.

Volviendo con aquellos pastores que egresaron del Sel y me desanimaban eran aquellos que habían vivido en la época subversiva y eran estudiantes en el Sel. Así que investigue por cuenta propia un poco más de esas épocas antes de ingresar al Sel, asumo que dicha investigación tenga tal vez errores históricos mas fue confirmada en gran parte por un profesor ya retirado y me ayudó mucho a entender y defender la posición del Sel desde antes de ser Selino.

Cuando el Perú no estaba en una guerra civil sino en una rebelión interna, estaba padeciendo la lucha contra el terrorismo de Sendero Luminoso. Tal tendencia afecto a muchos y se infiltró en los círculos teológicos, tanto así que nació la teología de la liberación como una alternativa; el problema que muchos utilizaron tal influencia marxista-leninista para sustentar la violencia con doctrinas bíblicas, y otros que no usaban las armas pero que enarbolaban siendo teólogos la lucha armada terrorista, una rebelión organizada asumiendo que el Estado era de la Ultraderecha soberbia y corrupta no tenían ninguna solución y en vez de enfrentarse, lo lógico, a los militares, asesinaban niños y ancianos por miles, civiles e indefensos.

Otros que mezclaron marxismo con teología de manera muy alturada pero que al fin supeditaban el evangelio a una filosofía europea totalmente. Vale decir que hubieron excepciones y que encarnaron la teología a la realidad y necesidad de los indefensos. En este tiempo cuando se escuchaba las bombas no por los juegos pirotécnicas de las fiestas patronales ni porque navidad había sido adelantada, sino porque los conciudadanos estaban siendo atacados por los terroristas, tal ataque en el Sel fue a nivel ideológico.

En el Sel durante ese periodo habían dos facultades, la de Teológica y la de Misiología. En la Facultad de Misiología sucedió la infección de la filosofía marxista y de las teologías liberales, sufrió un bombardeó ultra ideológico que se desencadeno en la eliminación de tal facultad por salirse de las líneas evangélicas, de la teología conservadora. Fue un tiempo triste, muchos estudiantes estaban mutilados espiritualmente por esta ideología, muchos fueron ‘campaneros; los estudiantes de la Facultad de Teología veían como sus compañeros de la Facultad de Misiología se descarrilaban, veían como su fe en Dios se transformaba en el endiosamiento de las teorías liberales, adoptaban el dogma de la desmitologización bultmaniana, de las teorías de las fuentes anti-mosaicas, de la teología natural como fuente de la teología misma, asimilar las teologías de la liberación, de un hermenéutica existencialista, de una inspiración romántica de las Escrituras, eso fue lamentable. Estando así la situación decidieron cerrar dicha Facultad de Misiología por amor a Jesucristo, a la teología histórica y cristiana, y al pueblo evangélico.

A veces uno adopta ciertas filosofías porque se desligan de una devoción sana hacia nuestro creador, y quieren hacer teología sin lo básico, reconocer su soberanía cariñosa actuando. Y en esto hay que recordar la reflexión de Lin Yutang en su libro ‘De pagano a Cristiano’: “Mis breves estudios teológicos habían quebrantado mi fe en los dogmas… esta arrogancia del método escolástico y el espíritu dogmático herían mi conciencia intima… muchos de los dogmas no venían al caso y sólo servían para oscurecer la verdad de Cristo. Mediante una codificación gradual, Pablo sabía más que Pedro, y los Padres de la iglesia del siglo IV más que Pablo. Por comparación de sus enseñanzas, Jesús era el que menos sabia de ellos”, en esto es necesario saberlo, que el Seminario Evangélico de Lima te deja infinidades de lectura, hasta se promueve involuntariamente padecer  del ‘ojo seco’, muchos libros pueden ser mucho mas “interesantes” que la misma Biblia pero es ahí las convicciones no situacionales sino construidas en la fe cristiana, que no importa cuanto libros existan, no importa la calidad de los estudios teológicos impresos electrónicos, no importa cuánto culto o lector seas, El Sel Promueve, fomenta y prioriza SIEMPRE que cada día el estudiante debe re-encontrarse con aquel amigo fiel y eterno, por medio de su única palabra escrita: La Biblia. Ojo, no hay puentes literarios para conocerlo mejor, directa y sanamente.

Los muchos libros que comentan la Biblia, ni las filosofías en boga, ni las tendencias sociológicas,  ni los cursos de liderazgo podrán ser reemplazados con la Teología; esta bien tener conocimientos de las anteriores mas no se puede despreciar a esta última que es el fundamento para entender a las mismas.

Elegí este Seminario porque mi Padre me confirmó que era Cristiano, Bíblico y Evangélico (Vale la redundancia, para mi es énfasis), y además me retó a que tendría que acabar hasta la titulación, yo ni entraba y él ya me había titulado.

Se publicó un Boletín del Sel, y hasta ahora me recuerdo de tales palabras que fueron escritas en dicho folleto; palabras muy sabias, oportunas, esperanzadoras y realistas del Profesor y Misionero Donald Smith, tal es su amor por el Perú que siendo escocés decidió estudiar el idioma español en España, se preparó como misionero en lo más importante, dominar la lengua del país por evangelizar; su carisma literaria, su perspectiva  de ver al mundo, su nivel académico como teólogo, su amor por la educación, la devoción y respeto a Dios me hace acodar mucho a Juan Alexander Mackay, él escribió lo siguiente:

“¿Será posible volver a nuestras raíces protestantes y predicar sermones tomando como base los idiomas originales de las escrituras como los predicadores de Wittenberg, Zurich, Ginebra, y Londres del siglo dieciséis? ¿Será posible expurgar el humanismo, evolucionismo y racionalismo de las metodologías críticas que hemos heredado de un protestantismo liberal y decadente? ¿Seremos capaces de defender la historicidad de los eventos fundamentales de la historia de la redención, y los eventos de la historia bíblica, de los ataques en su contra?” (Seminario Evangélico de Lima Boletín Informativo (Articulo: Una Perspectiva Histórica de la Teología Contemporánea de Donald Smith Kennedy). Santa Felicia, La Molina,  2002. Primera columna, segundo párrafo, pagina 5).

Por personas como él y como muchas otras si creo, firmemente, que es posible.

 

Xtian Torres

– Eleuteros

 

Acerca de Eleuteros

Gracias Totales.

Publicado el julio 5, 2013 en Apologia - Doctrinas, Apologia - Teismo, Biog. Christian Torres, Bombas, Catedrales / Parroquias / Templos / Basílica, Consejos Religiosos, Devocionales, Fe, Iglesia en el Peru, Oracion, Padres, Peru, Principios Biblicos, Profesores / Maestros, SEL-Perú, Sendero Luminoso, Teo. de la Liberacion y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Con respecto a las preguntas planteadas por Alexander Mackay estoy convencido que si podrá ser posible ,si el pueblo de Dios empezando por mí y por tí nos pongamos y aprendamos a dar el mantenimiento de la armadura de nuestro padre Dios cada día.
    No existe oscuridad….existen lugares sin luz….sin la luz de Cristo..Bendiciones

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: