El coronel Joaquín Serra, protestante de pro – 2ª reforma protestante en España (9)

Entró en la Guardia Real del rey Fernando VII, en 1825, con el rango de subteniente.

12 DE ABRIL DE 2012

Otro de los consolidadores de la obra en Andalucía fue el  Rev. Andrew Sutherland  de Gibraltar, relacionado con la Sociedad de Edimburgo y fallecido en 1867, instruyendo como misionero al famoso cantante de ópera Francisco de Paula Ruet. Tenía una congregación de unas 150 a 200 personas y 47 habían dado sus nombres para formar la Iglesia presbiteriana española. Posteriormente se reunirían cerca de 200 españoles.

El coronel  Joaquín Serra –dice Peddie- uno de los mejores entre los evangélicos y más valientes en el ejército español, nació en Cataluña, de una familia noble. Habiendo recibido una educación temprana y cuidado, entró en la Guardia Real del rey Fernando VII, en 1825, con el rango de subteniente después de la muerte de este monarca, participó en todas las campañas contra los carlistas, y, por su valentía en campo de batalla, obtuvo el rango de teniente coronel.

 Terminada la guerra civil, fue perseguido por el gobierno de la reina Cristina, a causa de sus opiniones políticas y religiosas, y obligado a refugiarse en Francia . En su soledad, allí, después de cierta aversión al papado, se dedicó a la lectura de la Sagradas Escrituras, y llegó convincentemente a descubrir la verdad evangélica, y se convirtió en un decidido protestante.

Cuando Cristina fue expulsada de la regencia de Espartero, por sus amigos liberales, el coronel Serra, regresó de su exilio, y volvió a su rango en el ejército español; pero cuando Cristina regresó otra vez más a Madrid, en 1844, se vio obligado de nuevo a salir de España. En esta ocasión, tomó refugio en Portugal, donde, con el apoyo de su familia, residió hasta 1854, cuando otra revolución de nuevo llevó a Cristina y los moderados al gobierno del País.

 Espartero una vez más se puso a la cabeza de los asuntos, pero esta vez en conjunto con el despótico O’Donnell. La unión de Espartero y O’Donnell, siendo considerado por el coronel como peligroso para la instituciones liberales proclamados por la Revolución de 1854 , se negó al empleo que se le ofrecía en el ejército. A continuación, fijó su residencia en Andalucía, donde, con el apoyo de sus amigos, publicó un artículo, en el que combatió con valentía las maquinaciones de la corte de Roma, en unión con el Consejo de Ministros francés, por la aniquilación de la libertad religiosa y política en España- maquinaciones que, poco después, por desgracia tan abundante éxito tuvieron “.

 El coronel Serra pronto se pone en contacto con la propaganda religiosa protestante , habiéndose convertido en su defensor más ardoroso y más activo y exitoso, su popularidad e influencia sobre las clases bajas es tal que, en menos de seis meses, hubo un promedio de más de 2000 las personas que disienten de la Iglesia de Roma, muchos de los cuales profesan el día de hoy la verdadera fe de Cristo. Al igual que en el mejor día de la del gobierno liberal, con una Constitución salida de las Cortes, las reuniones religiosas de los disidentes de la Iglesia de Roma no estaban permitidos en las ciudades. El coronel, en el 05 de febrero 1857, provocó una reunión general de sus amigos religiosos que se celebró en el campo.

La reunión fue atendida por más de 300 hombres, a quienes arengó con voz fuerte y potente. Entre otras cosas, dijo:

 Yo quiero persuadir, mis queridos amigos y hermanos en nuestro Señor Jesucristo, que la fortaleza del reino del despotismo y la tiranía, y el principal obstáculo para libertad de nuestro desdichado país y del mundo, es la Corte de Roma. En todas las convulsiones políticas que nuestro país ha experimentado en el presente siglo, el Papa ha sido constantemente el principal instigador de la política retrograda de nuestros monarcas despóticos y sus satélites ambiciosos. Cada vez que hacemos algunos progresos en el camino de la sociedad civil y la libertad religiosa, el papado ha puesto en acción todos sus elementos, con el fin de mantenernos en la esclavitud y la oscuridad. Ahora, debemos desengañarnos y convencernos de que es inútil seguir luchando por la libertad y la moral, a menos que se conozca bien la Biblia, o, al menos, el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Es allí donde se encuentra la fuente de la verdadera libertad civil y religiosa. ” La gente respondió a este discurso con el grito unánime de  ”  ¡Abajo el Papa y la tiranía “ 

 En su periódico, el coronel siempre insistió en la necesidad de una gran reforma en la Iglesia y el Estado, siempre abogando por la tolerancia religiosa. Su patriotismo intrépido y desinteresado, y sus esfuerzos en la defensa de los derechos y libertades de las personas, aumentó considerablemente su popularidad, y así pudo difundir sus opiniones y las máximas a lo largo de toda Andalucía, que muchos creían que él era el hombre adecuado para liberarlos de la tiranía y el clero”. 

Mientras tanto, el general O’Donnell hizo en Madrid, un exitoso intento de deshacerse de los gobiernos liberales, y, después de una lucha terrible y sangrienta entre las tropas de la Reina y la Guardia Nacional, por último se vieron obligados a ceder ante la superioridad de número y la disciplina de los anteriores, y la Cortes Constituyentes se disolvieron por la fuerza militar que solicitó O’Donnell.

 En 1956 José Vázquez visitó a algunos protestantes en otras provincias y otros simpatizantes que describe Peddie como personas importantes, nada de simples y pobres :

 Visitó todas las grandes ciudades, y algunas de principales villas de provincia por donde pasó. Al llegar a varias ciudades, se procedió a llamar a sus hermanos protestantes, y para otros a quienes él sabía que eran amigos de la causa evangélica. Por todos, sin excepción alguna, fue recibido cordial y muy afectuosamente, y su misión más bien aprobada, y apreciada. Algunos de esos individuos eran personas de gran prestigio e influencia, y todo parecía estar agitado para promover, por todos los medios a su alcance, el progreso de la verdad evangélica en España. Asimismo, se concebía como un deber, para representar oficialmente a los gobiernos, la gran necesidad de otorgar la tolerancia completa en el culto religioso en España ”.

 La siguiente circunstancia es digna de mención especial:  

 Durante una estancia de diez días en una ciudad provincial, Vázquez fue visitado por un gran número de individuos, para saber por medio de él la verdad del Evangelio. Algunos de estos eran de la clase muy respetable y distinguida de la ciudad, tales como médicos, abogados, eclesiásticos, funcionarios de la línea, de la guarnición, de la milicia nacional y guardias civiles, y funcionarios públicos. En algunas de estas reuniones, especialmente en uno de ellos, un caballero muy respetable Inglés y cristianos en general que asistieron, reconocieron que lo que habían escuchado era la pura fe de Cristo y su verdad santa, libre de todo error ”.

 Uno de los últimos folletos traducidos al español en 1857 era  “Roca de los siglos”  -Rock of Ages-, que fue repartido con profusión . También el  Lamento de una monja española  que era un extracto de “Doce coplas de monjas” del siglo XVI y 1000 folletos de “ El amor de Dios ” llegados de Glasgow. También se había publicado “ La Confesión ” de William Green y “ Devocionario breve ” además de ¿” Que es el Evangelio”? y  “ Pruebas de la verdad”. 

En 1859 se daban los datos de distribución que ascendían a 38.702 unidades entre las que 6108 eran biblias o Nuevos Testamentos, solamente de esta sociedad de Edimburgo, porque la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera había empleado a  Escalante  en Cádiz, que fue detenido y encarcelado por las autoridades españolas.

 En 1860 se forma la  iglesia Reformada de Málaga  y por tanto la demanda de libros de Málaga era tan grande que no había suficiente número de libros producidos . Vázquez en Sevilla logró imprimir 3000 tratados de  “Andres Dunn ”. Es el tiempo de la conversión de Manuel Matamoros que estaba en Sevilla con su regimiento. El colportor  Francisco Bonhome  cuando volvió de Madrid también apoyaría a Vázquez en estas labores. Al ser detenido Matamoros y con él la confiscación de papeles y cartas que dejaban al descubierto la organización para extensión de las Escrituras y libros, Vázquez tuvo que huir a Gibraltar, desatándose una persecución a gran escala.

 El 25 de noviembre de 1860, 25 españoles evangélicos que formaban una comisión, enviaban por medio del presidente de la Alianza Evangélica, Lord John Russell un escrito; 

 “Los españoles abajo firmantes, todos los que residen en la península, y están bajo su Alteza, y, con toda la veneración y el respeto, tienen el honor de representar, que si los vaivenes políticos en un periodo ocasionó la expulsión (Omito la parte de la orientación política)… En los asuntos religiosos, los memorialistas decimos: -­‐ 
 “Pero el motivo que nos induce es sobre todo para ofrecerle nuestro homenaje de simpatía, y la proclamación de la libertad religiosa. La ley de Libertad Religiosa es una conquista del respeto de la conciencia libre la cual eleva a la ley natural. En esta cuenta, esta ley ha sido tan fácilmente admitida y aprobad en todos los países civilizados, incluyendo a Roma. 

 “Solo en España no se ha adoptado esta ley. Mientras que el culto religioso es practicado habitualmente en Tetuán, y la tolerancia se impone por la fuerza en cuanto a Fez y Cochinchina, numerosas asociaciones de monjas se organizan en la península, bajo la protección de la reina Isabel. A través de su influencia en la educación de las del bello sexo, que hábilmente se las ingenian para que nos conduzcan a la épocas más horribles del fanatismo inquisitorial. A medida que nosotros retengamos estas calamidades, traeríamos de nuevo, en el sentido político, una gran ventaja para la riqueza y la prosperidad de los países. Muchos extranjeros de todas las naciones y países opulentos vendrían a enriquecer la nuestra con sus ideas, sus conocimientos, y su capital, y para disfrutar de nuestro suelo y nuestros paraísos, si nuestros prejuicios religiosos no los mantuviesen alejados de la hermosa España. 

 “Podemos asegurar, príncipe, que son las ideas y las aspiraciones de la población española, contrarrestadas sólo por la influencia jesuítica que rodean el trono de Isabel II. Miles de personas de toda clase y condición, han manifestado su adhesión a ellos, y miles de firmas se sumarían a los que suscribimos esta Declaración, si las consideraciones de facilidad para entenderse no les indujese a los presentes que se abstengan de contraer compromisos que las circunstancias no les permiten llevar a cabo”. 

 

Autores: Manuel de León

©Protestante Digital 2012

Anuncios

Acerca de Abad Husita

Teologo, Educador. Clerigo. Sacerdote Religioso Husita. Vivi hace muchos siglos, mi antecesor fue Juan Hus... y la Estrella de la Reforma... despues vino nuestro celebre Calvino.

Publicado el abril 14, 2012 en Apologia - Eclesial, Discriminacion, España, Fe, Historia de la Reforma, Iglesia en España, Persecucion. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: