Abir: renace en Israel un arte marcial del tiempo de los patriarcas bíblicos

Se llama Abir, que significa caballero en hebreo. Es una lucha poco conocida incluso para el gran público israelí, pero va ganando adeptos y en la última década lo han aprendido miles de personas.

25 de octubre de 2010, ISRAEL

Aunque es poco conocido, este arte marcial se ha trasmitido de generación en generación y aún hoy lo ejercita un puñado de seguidores en Israel. Yehoshua Avner Sofer Maatuf-Doh, el actual Aluf Abir o Gran Maestre de esta práctica milenaria, es un personaje peculiar: de 52 años y curtido en la lucha, su apariencia es la de un hombre del desierto.

Curiosamente, Sofer es originario del Yemen. Comenzó a entrenarse a la edad de tres años bajo las instrucciones de su abuelo y posteriormente de su padre, que falleció a los 108 años siguiendo una larga estirpe de luchadores centenarios. Dice este Gran Maestre que su familia procede de la estirpe del rey David, que conservó esos conocimientos ancestrales durante siglos después de quedar aislada en un pequeño reducto del este de Yemen conocido como Habban, un inhóspito territorio.

Apunta que sus antepasados eran originarios de Efrata, población judía situada entre Belén y Hebrón, que acompañaron a la reina de Saba cuando ésta marcho a Yemen, por orden del rey Salomón.

 ACTUALIDAD 
El actual Aluf Abir -que cuenta con unos 60 alumnos y quince discípulos entrenados en la materia- achaca la larga vida de sus antepasados al seguimiento de esta disciplina, que incluye también el uso terapéutico de hierbas, aceites, extractos de plantas y la motivación personal a través del cultivo de los aspectos positivos de la vida.

Sofer explica que su rango es el de “jefe del Ejército del Reino de Israel” y que el conocimiento de estas artes marciales está indisolublemente asociado a la tradición judía y las leyes que dicta la Torá (Pentateuco), razón por la que siempre incluye en sus entrenamientos sesiones de rezos y otro tipo de arengas espirituales para preparar a los combatientes.

A diferencia de otros medios de lucha que emplean el impacto y la fuerza para derribar al enemigo, en el arte marcial judío, asevera, “la fuerza está en la creencia” en un único Dios.

 TIEMPOS DE SALOMÓN 
Según apunta Sofer, el rey Salomón, tercer y último monarca del Reino Unificado de Israel (S.X a.C.) envió a los luchadores que practicaban Abir junto a dos castas sacerdotales judías para acompañar a su reina y una vez allí, en medio del desierto, esa guardia pretoriana judía y sus descendientes preservaron sus tradiciones ancestrales. “Nuestro arte marcial procede del patriarca Abraham, padre del pueblo de Israel, quien lo transmitió a su hijo Isaac, y éste a Jacob, y de ahí pasó a sus doce hijos, que se convirtieron en las doce tribus de Israel”, asegura sin sombra de dudas.

Enumera una serie pasajes del Antiguo Testamento de los que se desprende que guerreros hebreos abir o abiru se contaban entre los que entraron en la tierra de Canaán y también se desperdigaron posteriormente por el Egipto faraónico. En tiempos del primero y segundo templo de Jerusalén la práctica fue empleada en batallas contra babilonios y romanos, y luego se propagó en sucesivas diásporas por Persia y Arabia.

 LLAVES PARA NEUTRALIZAR AL ENEMIGO 
Sus seguidores aprenden distintos tipos de llaves conforme a las letras del alfabeto hebreo, que acompañan moviendo brazos y cuerpo en una progresión sincronizada para derribar y neutralizar al enemigo. También representan de forma simbólica animales y atributos que caracterizan a las distintas tribus de Israel, y van ataviados con turbantes, faldas y una especie de batín en el que aparecen estampados signos de buenos presagios y letras en un hebreo arcaico.

Algunos antropólogos apuntan que este arte marcial fue empleado por judíos presentes en cortes de la España medieval. “Hay testimonios de que no solamente se desarrolló en Yemen, sino también por mis antepasados, los judíos de España, además de en Kurdistán, India y Europa Oriental”, apunta un alumno que investigó el origen de esta práctica que hoy sólo se imparte en Israel.

Sofer advierte de que no debe ser empleada de forma arbitraria: “Únicamente si no queda remedio y no se puede llegar a la negociación pacífica”.

 MULTIMEDIA 
Les ofrecemos un corto video con  imágenes de la práctica del Abir, por parte de Yehoshua Avner Sofer Maatuf-Doh y sus alumnos .

 

Fuentes: Info ROES

© Protestante Digital 2011

Anuncios

Acerca de Abad Husita

Teologo, Educador. Clerigo. Sacerdote Religioso Husita. Vivi hace muchos siglos, mi antecesor fue Juan Hus... y la Estrella de la Reforma... despues vino nuestro celebre Calvino.

Publicado el mayo 9, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: