Ho Feng-shan, el «Schindler» chino -de fe cristiana- que salvó a cientos de judíos como cónsul en Austria

Ho Feng-shan «era un cristiano y fundamentalmente creía que lo natural era actuar así», reflexiona su hija Manli Ho. El diplomático taiwanés salvó a cientos de judíos en la Austria ocupada por las tropas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial, según los informes presentados por Taiwán.

Ho, llamado «el Schindler chino», aplicó una política de ayuda a los judíos que había impulsado el entonces presidente del Parlamento, Sun Ke, y refrendada por el Generalísimo Chiang Kai-shek, agregó la diplomacia taiwanesa, informa Efe.

Documentos descubiertos por azar muestran que la República de China, nombre oficial de Taiwán, fue uno de los pocos países del mundo que ayudó a los judíos a escapar del Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial, señaló el director del Departamento de Asuntos del Asia Occidental, Ali Yang.

La República de China, que en esa época controlaba China continental, concedió visados a judíos en las zonas ocupadas por las tropas de Hitler, pero muchos de los documentos se quedaron en China, cuando Chiang Kai-shek, su gobierno y sus tropas se refugiaron en Taiwán, tras ser derrotados en 1949 por Mao Zedong.

Los documentos hallados recientemente muestran que Ho, que fue cónsul en Viena de 1938 a 1940, concedió visados a todos los judíos que los pidieron para facilitar su traslado a Shanghái. La labor de Ho en favor de los judíos no se hizo pública hasta su muerte en 1997, fecha en que la organización judía Yad Vashem le concedió el título de «Justo entre las Naciones».

En el momento cumbre de sus actividades Ho emitía entre 400 y 500 visados al mes. Posteriormente habría de decir: «Me pareció simplemente natural sentir compasión y desear ayudar. Desde el punto de vista de la humanidad, así debe ser».

«Era un cristiano» reflexionaba después su hija Manli Ho. «Y fundamentalmente creía que lo natural era actuar así».

Ho nació el 10 de septiembre de 1901 en la localidad rural de Yiyang, provincia de Hunan. Su padre murió cuando él tenía siete años. Fue educado junto a sus tres hermanas en un asilo misionero para pobres.

Fuente: ReL. Edición: ProtestanteDigital.com.

Anuncios

Publicado el noviembre 6, 2010 en Altruismo, Apologia - Holocausto, Austria, Biog. Heroes del Holocausto, Consulado - China, Fe, Genocidio, Hitler, Holocasuto - Shoah, Iglesia en China, Segunda Guerra Mundial y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. juan francisco poblete orrego

    Emocionante mis amados jesednautas la obra del
    bienaventurado diplomático chino, que bien hizo
    a una estirpe acosada a muerte por el mal bélico.
    EL es bendito desde el momento que decidio
    salvarlos y tambien lo sean sus descendiente, lo
    veremos, abrazaremos y besaremos en el cielo
    de Yo Soy el que Soy.
    El amado de Dios, hermano Ho Feng Shang, sabia
    que bendecir a israel es bendición.
    La historia hizo su labor; ahora nos toca a vosotros
    y a mí ser coherente con ellos y con los cristianos
    que sufren violencia y segregacionismo.
    ¡Viva Ho Feng S y viva Cristo; nuestro Mesias¡

    Me gusta

  2. Alejandro Alberto SALERNO

    Leo tu comentario por primera vez, y estoy totalmente de acuerdo hasta la primer mitad, yo pienso así porque todo acto de amor hacia el prójimo seguramente Dios lo mira con beneplácito, inclusive a costa de perder la propia vida, no cualquiera lo hace, desde ya que el Eterno lo bendiga. Ahora me refiero a la segunda mitad, donde el hermano Ho, tu dices que sabia que bendecir a Israel es bendición, pienso no suena un poco discriminatorio, si los salvados hubiesen sido Africanos, Sudamericanos etc., ¿Hubieses puesto lo mismo? porque parecería que las únicas victimas fuesen únicamente las del holocausto Judío, no me alcanzaría este espacio para nombrar victimas en diferentes guerras a través de la historia, y que los Cristianos debemos sufrir violencia y persecuciones esto no es nada nuevo, ya lo dijo Cristo EN EL MUNDO TENDREIS AFLICCION, el Apóstol Pablo lo dijo que ante las aflicciones que tenemos que sufrir que no nos parezca extraño, sino que eso sirve para la maduración de la nueva criatura en Cristo, escrito esta: NO TEMAIS LO QUE MATAN AL CUERPO, PUES AL ALMA NO LA PUEDEN DESTRUIR, y de eso se trata de salvar nuestra alma, y luego poder habitar la Jerusalén Celestial no la geográfica.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: