¿Circo o Democracia? (Por Rev. Pablo B. Espinoza)

Aunque muchos políticos y políticas quieran llamar “fiesta democrática” a las elecciones en nuestros países, nada más antagónico a una fiesta. Bravuconadas, insultos, invasión a la privacidad, calumnias, cinismo y patrañas están a la orden del día en estas acciones en que el ciudadano debería de tener total calma y serenidad para votar a conciencia por el o la candidata de su preferencia.

La democracia en América Latina tiene una larga, taimada y grosera adolescencia.

La democracia no es invento de nadie. La democracia es inherente a la humidad entera en tanto  inteligente, libre y gregaria. La democracia está basada en el deber y el derecho de todo ser humano de respetar y ser respetado. La democracia estuvo secuestrada por siglos, sino milenios, por decir desde el inicio de la historia, por esa minoría prepotente que se hizo llamar “nobleza”, secundada por otra minoría, estúpida y arrogante que se hizo llamar “aristocracia”. Ambas reforzaron su poder apoyadas por otra casta no menos innoble, estúpida y arrogante, llamada “religión”.  Las tres hicieron valer sus presumidos derechos con piedras, flechas, espadas, cañones, bombas, barco y aviones de guerra. 

Finalmente y no sin mucho derramamiento de sangre, la democracia se impuso como forma de gobierno en la mayoría de pueblos del mundo. Pero, incompleta y deforme. Seguía apoyando la esclavitud, excluía a las mujeres, privaba del derecho a votar a minorías raciales, etc. En América Latina se hizo pelear por ella a indios, negros, mestizos y criollos con el cuento de tener un país libre del yugo opresor para todos, pero los estratos altos de la sociedad eran y son los más favorecidos de las nuevas repúblicas, quedándose para ellos los tributos que antes tenía que mandar a la corona. La explotación, el analfabetismo y  pobreza siguieron siendo la realidad de las clases menos favorecidas.

La payasada de la débil democracia Latinoamericana del siglo pasado era hacer participar ardorosamente a todo el pueblo, con promesas nunca cumplidas o con sobornos parecidos a los que los españoles usaron en el tiempo de la conquista, para encantar a los indígenas de las Américas, cambiando oro por baratijas. De esta manera, la democracia en este continente se volvió amañada, turbia e interesada, y muy poco ha cambiado desde entonces. Ah, claro, sí, ahora se cuenta con un sistema mediático que es capaz de mantener al pueblo informado al instante de todos los insultos, promesas  y calumnias entre los candidatos pero con muy poca información de valor.

La democracia es el único medio moral de gobierno para la humanidad.  Pero, hay democracias y democracias.

Escrito por: Rev. Pablo B. Espinoza

Anuncios

Acerca de Eleuteros

Gracias Totales.

Publicado el octubre 6, 2010 en Cartas, Consejos Politicos, Opinion, Peru, Reflexión y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Buen Dia
    Se debe enseñar democracia pero tambien qué significa ejercer ciudadania.
    Sldos.

    Me gusta

  2. me parece interesante su apreciacion, pero no veo mas que juicios
    en ves de enseñanzas mi estimado Rev.
    creo que es tiempo de educar desde el lugar a que cada persona condirede y viva el “reino de los Cielos en la Tierra”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: