Tras una larga investigación, el Vaticano decide degradar a los Legionarios

La investigación papal define a Marcia Maciel, fundador de la congregación, como un “delincuente carente de escrúpulos”. Roma degrada a los Legionarios a simple orden. El dictamen puede ser un freno para la canonización de Juan Pablo II, quien reiteradamente hizo oídos sordos a las denuncias presentadas contra Maciel.

Este es el fin de una larga batalla encabezada por Joseph Ratzinger. Benedicto XVI nombrará un delegado que dirigirá temporalmente la congregación de los Legionarios de Cristo y supervisará las nuevas leyes por las que se regirá el movimiento tradicionalista, según anunció el Vaticano en una nota muy característica de Ratzinger, tocada por ese estilo que algunos han definido como “ferozmente amable”.

La nota afirma que la investigación de ocho meses ha confirmado con “testimonios incontrovertibles los gravísimos y objetivamente inmorales” comportamientos de Marciel Maciel, fundador de la Legión. El Papa proclama oficialmente, por primera vez, que el sacerdote mexicano, pederasta compulsivo y compañero de al menos dos mujeres con las que tuvo tres hijos, vivió “una vida carente de escrúpulos y de sentimiento religioso”, y que “cometió verdaderos delitos”.

El Papa afirma que los daños causados a la Legión por Maciel, “exigen una profunda revisión” de la congregación, y detalla la “necesidad” de acometer varios cambios: El “carisma” que su difunto antecesor –Juan Pablo II- atribuyó al fallecido Maciel será “redefinido”, es decir, abolido, y se nombrará una “comisión de estudio de las constituciones”, es decir, un equipo de canonistas que redactará los nuevos estatutos. Asimismo, el “núcleo verdadero” del movimiento serán las Milicias de Cristo (los misioneros y curas de frontera); el “ejercicio de autoridad” será revisado (lo que implica el desalojo de la actual cúpula), y el Vaticano acogerá en su jurisdicción los seminarios.

ABOLICIÓN DEL PRIVILEGIO CARISMÁTICO
Fuentes vaticanas afirman que la rápida decisión de Ratzinger supone un conjunto de medidas “más duro” de lo esperado y que tendrá un efecto fundamental: degradar a la congregación, que pasará a ser una orden religiosa más, como los jesuitas o los franciscanos, sometida al derecho canónico y obligada a rendir cuentas al Vaticano.

Según el canonista Filippo di Giacomo, “la solución y la toma de posición adoptadas son radicalmente ratzingerianas. Se trata de un ejercicio de claridad, uso honesto de la palabra y autoridad a la vez. Les dice que Maciel era un delincuente, y añade: ´Como me dicen que vosotros no sabíais, se acabó el carisma pero os acojo a todos y os convierto a todos en fundadores´. El efecto es que se acaba el privilegio carismático y se dota al movimiento de un mando más democrático, colegiado y no personalista, sometido al código canónico”.

Los investigadores se han reunido con más de mil legionarios. También han visto a numerosos miembros del movimiento laico de la Legión, el Regnum Christi. A estos, el Papa les anuncia que cumplirá su petición de enviar una inspección antes de tomar cualquier decisión.

VELADA DOBLE VIDA
La doble vida del fundador, afirma el Vaticano, “estaba en la oscuridad para gran parte de los legionarios, sobre todo gracias al sistema de relaciones del padre Maciel, que supo crearse coartadas, generar confianza, confidencia y silencio de los circundantes”.

Pederasta, polígamo, padre de al menos tres hijos y, según algunos, también incestuoso y aficionado a las drogas, Maciel gozó siempre de la protección de la Curia wojtyliana, a pesar de las reiteradas denuncias presentadas por algunas de sus víctimas. El comunicado hace mención a ello cuando escribe: “El lamentable descrédito y alejamiento de cuantos dudaban de su recto comportamiento (de Maciel), así como la errada convicción de no querer afectar el bien que la Legión estaba realizando, habían creado en torno a él un mecanismo de defensa que lo hizo durante mucho tiempo inatacable”.

DENUNCIAS DESOIDAS
Varios ex seminaristas enviaron cartas a Juan Pablo II en 1978 y 1989, y en febrero de 1997 oho de ellos revelaron en la prensa estadounidense los delitos de Maciel. Pero el Vaticano no castigó al fundador hasta casi el final de su vida. Pese a las críticas, fue el entonces cardenal Ratzinger el único que tomó cartas en el asunto.

En 1992, Ratzinger intentó procesar a Maciel, pero lo impidió el núcleo de poder de Wojtyla: su secretario de Estado, Angelo Sodano; el camarlengo Eduardo Martínez Somalo; su secretario personal, Stanislaw Dziwisz; el prefecto para el Clero, Darío Castrillón Hoyos, y su portavoz, Joaquín Navarro Valls, alineados en la política oficial de ocultación.

Finalmente, en 2004, Ratzinger obligó a dimitir a Maciel. Ahora, el Papa culmina esa larga batalla interna. La decisión tomada encierra un nuevo mensaje del Papa contra la mentira y la corrupción en las estructuras de Gobierno de la Iglesia; y parece sugerir además un posible freno a la beatificación de su antecesor, Juan Pablo II.

 

Fuente: El País – Edición: ProtestanteDigital.com

Anuncios

Acerca de Abad Husita

Teologo, Educador. Clerigo. Sacerdote Religioso Husita. Vivi hace muchos siglos, mi antecesor fue Juan Hus... y la Estrella de la Reforma... despues vino nuestro celebre Calvino.

Publicado el septiembre 27, 2010 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. No sabía que eso llevaba ya más de 20 años en los dossiers, pero no me sorprende, porque la Iglesia está en la defensiva, y si se dice algo, ya te circulan por el pueblo como ateo.
    Pues sacerdotes como Maciel no he conocido nunca ninguno, pero bastante sé de la estupidez de las clases de religión.

    He asistido a, quizás, un total de 400 horas de catequesis. Lo que he aprendido podría enseñarse en 2 horas.

    Me gusta

    • Buen Dia

      Lo peor que esos cursos de religion en escuelas estatales es por Ley y depende del Vaticano, hay estados que favorecen a esta religion, y hacen prosilitismo con plata de todos los ciudadanos.
      Sldos.

      Me gusta

      • Soy de Suiza, y la financiación de las clases de religión dependía de cada región o autonomía. La ley no dependía del Vaticano, sino de las asamblea legislativa de cada región.

        En España no es tampoco el “Estado” quien hace la ley, sino el parlamento, y éste depende de los partidos políticos, o sea de los ciudadanos.

        Me gusta

      • Buen Dia
        En el Peru no es asi, aqui depende directamente del arzobispado de Lima (Una sucursal del vaticano), como en otros pocos paises de Latinoamerica.

        Sldos.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: