La fe en Dios después de Auschwitz

Al inaugurar el panel en Cancillería, el secretario de Culto señaló que la Shoá ya no pertenece sólo al pueblo judío, sino a todos. Fu eron expositores el rector de la UCA, Pbro. Víctor Fernández; el rabino Daniel Goldman y el sociólogo Fortunato Mallimaci.

“La Shoá fue uno de los principales dramas de la historia del siglo XX, que no pertenece sólo al pueblo judío, sino a todos”, fue la afirmación del secretario de Cu lto de la Nación, Guillermo Oliveri al dejar inaugurada la jornada sobre “La fe en Dios después de Auschwitz”, que se desarrolló en el Salón Auditorium “Manuel Belgrano” de la Cancillería Argentina.

Con la organización de B´nai B´rith y la Confraternidad Argentina Judeo Cristiana participaron del panel el Pbro. Víctor Manuel Fernández, Rector de la Universidad Católica Argentina; el rabino Daniel Goldman, de la Comunidad Bet El y el sociólogo Fortunato Mallimaci.

Al iniciar el encuentro Oliveri retransmitió a los presentes los saludos del ex ministro de relaciones exteriores y del actual quienes, puntualizó, han y seguirán haciendo memoria para fortalecer y promover la justicia y que no vuelvan a repetirse violaciones sistemáticas y masivas de los derechos humanos.

Con la presencia del Embajador de Israel en la Argentina, entre otras autoridades, la doctora Andrea De Vita, directora del Registro Nacional de Culto, coordinó el panel que contó con los aportes desde la sociología del doctor Mallimaci para intentar explicar lo que sucedió con la fe después de los dramáticos acontecimientos vividos en Auschwitz.

Por su parte, el rector de la UCA, planteo en su reflexión la necesidad de revisar nuestra fe y en lo particular desde la propia teología cristiana. Marcó, entre otros aportes, el desafío de partir de un compartido humus con el pueblo judío, indispensable para entender los hechos. Subrayó que la fe no es una mera relación individual con Dios, sino comunitaria, para de esa manera llegar, con el otro, al fin de proponer iluminar nuestras vidas. Al mismo tiempo es imprescindible hacerlo para frenar los excesos del poder humano. Finalmente avanzó sobre la pregunta ¿por qué Dios no nos libero de ese tremendo drama? y, entonces, remarcó que la falla se sustentó en los errores que dejaron lamentablemente a la vista los instrumentos humanos y no los divinos.

Finalmente el rabino Goldman señaló la necesi dad de comprender que la Shoá es el verdadero nombre de lo sucedido y no puede hablarse de holocausto. Este, dijo, tiene una connotación de un ofrecimiento para un fin determinado y la Shoá es un horror que no es comparable con nada, sólo con la Shoá. Y avanzó, por último, en tratar de interpretar el antes, el durante y el después de lo ocurrido en Auschwitz.

Fuente: VR

Anuncios

Publicado el junio 25, 2010 en Apologia - Holocausto, Apologia - Paz, B´nai B´rith, Fe, Holocasuto - Shoah, Persecucion y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: