Iglesia Evangelica Valdense del Rio de la Plata

Hacia 1170 en Lyon, Francia, un rico mercader, llamado Valdo (de donde “valdenses”) decide, luego de una crisis espiritual, vender sus bienes y consagrarse a la  predicación del Evangelio para lo cual hace traducir algunos pasajes de la Biblia cuyo mensaje comparte entre simpatizantes y amigos.

Surge así el movimiento valdense, llamado de los pobres “de Lyon” en Francia, y “de Lombardía” en Italia, que no obstante las persecuciones de la iglesia oficial de su tiempo -que excomulga a los valdenses en 1215-, se expande por toda la Europa medieval, especialmente en los Alpes Coccianos, Calabria y Alemania meridonial.

Entre los siglos XII y XVI, a pesar de las dificultades y continua represión, el valdismo logra mantener su testimonio centrado en la fidelidad al Evangelio vivida en la pobreza. Cuando en el Siglo XVI se desarrolla en Europa la Reforma Protestante, los valdenses luego de importantes deliberaciones adhieren a la misma (Sínodo de Chanforan 1532) y se organizan en iglesias alternativas a la de Roma, construyen templos, establecen comunidades, nombran pastores y afianzan sus estructuras de asambleas y sínodos.

Después de su adhesión a la Reforma y hasta mediados del siglo XIX, las comunidades viven etapas de consolidación pero también masacres  y persecuciones generadas por la contrarreforma católica. Entre estos padecimientos se destacan la aniquilación de la comunidades de Calabria y Sicilia, y las expediciones militares de la Casa de Saboya en los valles del Piamonte, que provocó la deportación de los valdenses a Suiza, de donde retornan a sus tierras en 1689 en una memorable marcha conocida como el Glorioso Retorno. Luego de este episodio, y durante todo el siglo XVIII, los valdenses son tolerados como ciudadanos de segunda categoría encerrados en sus valles, víctimas de diversas legislaciones discriminatorias.

La expansión de las ideas liberales por Europa occidental provocó en Italia que la Casa de Saboya reconociera sus derechos civiles y políticos. Tal reconocimiento que se concretó con el edicto promulgado por Carlo Alberto de Saboya el 17 de Febrero de 1848, a pesar que aún no reconocía la libertad religiosa de los valdenses, estimuló indirectamente al desarrollo de su testimonio misionero  en casi toda Italia.

 

Río de la Plata

Motivadas por la grave situación económica que se vivía hacia mediados del siglo XIX en Italia en general y particularmente en los valles del Piamonte, muchos valdenses deciden emigrar. Algunos se trasladan hacia la vecina Francia y otros países, otros hacia la región Río de la Plata, donde por entonces tanto Uruguay como Argentina favorecían la llegada de inmigrantes, especialmente de aquellos que pudieran dedicarse a las actividades agrícolas.

En 1856, se inicia una corriente migratoria con la llegada de los primeros valdenses a Florida (Uruguay) que poco después junto a otros emigrantes provenientes de Italia, se instalarán en el departamento de Colonia. Allí cerca de la confluencia de los ríos Rosario y de la Plata, establecerán la primera Colonia. La iglesia se va consolidando con dificultades, pero con el activo concurso de laicos. En 1860, con el arribo de Miguel Morel, primer pastor valdense proveniente de Italia, la comunidad religiosa comienza a organizarse. Posteriormente arribarán Daniel Armand Ugon, Pedro Bounous y otros. Hacia fines del siglo XVIII, y como consecuencia de la preocupación por la educación que caracteriza a los valdenses, además de erigir los templos de La Paz y Colonia Valdense se crean escuelas y se funda el Liceo de Colonia Valdense (1888).

Desde el este del departamento de Colonia, y mediante un proyecto colonizador considerado modelo en su época, la presencia valdense se extiende por diversas regiones de Uruguay (Cosmopolita, Tarariras, Ombúes de Lavalle, Miguelete, San Pedro, Nueva Valdense, Arroyo Negro, Alferez). También hacia el sur argentino, con la fundación de Colonia Iris (1901), desde donde se extiende a Laprida, Artalejos y Bahía Blanca.

La colonización en el norte argentino se inicia con la radicación de algunos colonos en San Carlos (Provincia de Santa Fe), en 1860. Desde allí se extiende hacia otros lugares como Colonia Belgrano, donde se levantará el primer templo-escuela valdense en América del Sur. Así, en el norte argentino, la presencia de los emigrados se expande en 1872 hacia Alejandra, luego a El Sombrerito, las Garzas y también a otras localidades en la Provincia del Chaco. En la Provincia de Entre Ríos, los valdenses se radican en San Gustavo (1891) y Rosario Tala.

Hacia  mediados del Siglo XX, el proceso de colonización se agota y paralelamente las comunidades comienzan a tener una presencia significativa en las ciudades (Colonia del Sacramento, Buenos Aires, Dolores, Bahía Blanca, Fray Bentos, Paysandú, Young, La Paz (Entre Ríos), San Nicolás.

El traspaso del campo a la ciudad es acompañado, especialmente en el Uruguay de los años 50 y 60, por un fuerte desarrollo social y cultural pero también la crisis del modelo de cristiandad que unía la colonia y la iglesia.

El contexto social político y económico de fines de 1960 y las dictaduras militares latinoamericanas de las décadas de 1970 y 1980, afectaron sensiblemente la vida de la Iglesia. Sin embargo, la misma supo en medio de temores y persecuciones afirmar su fe frente a las injerencias de las dictaduras en la vida de la Iglesia: “La Iglesia, fundada en los principios del Evangelio, se rige por sí en la observancia de su Confesión de Fe y de su ordenamiento, sin pretender ninguna condición de privilegio en el orden temporal, sin prestar consentimiento a injerencias o restricciones en su propio orden por  parte de la sociedad civil” (Acto 32/SR/77).

A comienzos del siglo XXI, la Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata intenta, no sin dificultades y en el marco de los múltiples contrastes, desafíos y dificultades sociales por las que atraviesan nuestros pueblos, responder al llamado a su vocación misionera.

http://www.iglesiavaldense.org

Acerca de Abad Husita

Teologo, Educador. Clerigo. Sacerdote Religioso Husita. Vivi hace muchos siglos, mi antecesor fue Juan Hus... y la Estrella de la Reforma... despues vino nuestro celebre Calvino.

Publicado el mayo 7, 2009 en Altruismo, Apologia - Eclesial, crecimiento, Fe, Heroes, Historia, Iglesia Valdense, Pedro Valdo, TIEMPO, Vida. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. OLÁ. EU GOSTARIA DE SABER, SE FOR POSSIVEL, O SIGNIFICADO DO DESENHO QUE REPRESENTA O MOVIMENTO VALDENSE. AS SETE ESTRELAS, A BIBLIA, A VELA E A ESCRITA EM LATIM. DESDE JÁ AGRADEÇO.

    Me gusta

  2. Carlos A. Donate

    Quiero saber qué versión de la Biblia usan los valdenses actuales? ¿Cómo die Juan 1:1?

    Me gusta

    • Buen Día

      Ellos actualmente son reconocidos como Iglesia Evangelica, a pesar de que mucho tiempo estuvo “aislada”, desde hace decenas de años se le considera como parte de la Reforma, fue uno de los movimientos pro-reforma, y es una de las iglesias cristianas mas antiguas.

      Ellos usas, dependendiendo el pais, las versiones de la Biblia protestantes, como Reina Valera, Americas, etc.
      Sldos.

      Me gusta

  3. ME PODRIA DECIR SI HAY ALGUNA IGLESIA VALDENSE EN SALTA O PROVINCIA VECINA..GRACIAS??

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: