Jürgen Moltmann: Teólogo de la esperanza propone teología de la resurrección (Entrevista)

ROMA, Octubre 10, 2003 (alc). Las iglesias cristianas están ahora dispuestas a “una unión con Pedro, pero no bajo Pedro”, opinó el teólogo luterano Jürgen Moltmann, de 77 años de edad, considerado como promotor de la Teología de la Esperanza. En una entrevista con la revista italiana “Jesús”.

 

 

ROMA, Octubre 10, 2003 (alc). Las iglesias cristianas están ahora dispuestas a “una unión con Pedro, pero no bajo Pedro”, opinó el teólogo luterano Jürgen Moltmann, de 77 años de edad, considerado como promotor de la Teología de la Esperanza.

 

En una entrevista con la revista italiana “Jesús”, Moltmann señaló que los principales temas de reflexión teológica en la actualidad son “un nuevo modo de estar en la Iglesia y en las iglesias, pues en caso contrario se llegará al ateísmo”, así como retornar a la teologia de la resurrección.

“Los luteranos profundizaron mucho sobre la teología de la cruz, y los católicos sobre la de la encarnación. Ahora es necesario dar otro paso: retornar a la teología de la resurrección, que es el inicio de la nueva vida en Cristo, y reelaborarla”, declaró al mensuario, que publica la entrevista en su edición de septiembre.

Moltmann se convirtió al cristianismo en plena II Guerra Mundial. A los 17 años, cuando servía en el ejército nazi, sobrevivió a la Operación Gomorra de la Real Fuerza Aérea británica, que hizo llover fuego sobre Hamburgo, en julio de 1943.

Alli vio a uno de sus colegas, a su lado, ser despedazado por una bomba inglesa. Aquella noche, por primera vez, Moltmann invocó el nombre de Dios. Desde entonces se pregunta: “¿Por qué sigo vivo y no morí como los otros?”

Ese episodio inició su fe. “Mi primer contacto con Dios se produjo en su lado oscuro”, relató a “Jesús”. Preso, con sentimiento de culpa porque su pueblo inició la guerra, empezó a leer la Bíblia “casi por casualidad”, dijo.

En la prisión, hizo amistad con cristianos escoceses e ingleses. “Cuando, en 1948, recobré la libertad, no sabía a qué iglesia debería pertenecer, pero sabía que tenía que estudiar teología”, dijo.

Más tarde, entre 1953 y 1958, como pastor luterano en una pequeña comunidad de Bremen-Waserhorst, “me di cuenta de que la interpretación del texto bíblico debe estar ligada a la experiencia comunitaria que los hombres y mujeres aprenden en sus familias, en el trabajo, en la vida cotidiana”.

La teología puramente académica y aislada, me parece un desierto”, afirmó. La fe necesita de “sencillez”, sostuvo.

Lo mismo, agregó, acontece con el ecumenismo, que no se puede practicar solamente a nivel académico. “En Alemania, por ejemplo, fueron los matrimonios mixtos los que dieron gran impulso al diálogo”, indicó.

Moltmann recurrió a un antiguo dicho sapiencial – “conocer a Dios significa sufrir con Dios”- para explicar parte de su teología de la esperanza.

“Sufrimos con Dios cuando parece que El esconde su rostro de nosotros, cuando experimentamos su ausencia. Pero este no es el único rostro de Dios. Existe un rostro que ‘brilla’ y que hace plena la vida. Mi teología de la esperanza da cuenta de ambos rostros”, dijo a la revista, acentuando que “la muerte no es, realmente, la última palabra”.

Para el teólogo de la esperanza, la realidad es una isla con muchas posibilidades. “La esperanza es la clave que ayuda a ver todas esas oportunidades”, afirmó.

 

Acerca de Abad Husita

Teologo, Educador. Clerigo. Sacerdote Religioso Husita. Vivi hace muchos siglos, mi antecesor fue Juan Hus... y la Estrella de la Reforma... despues vino nuestro celebre Calvino.

Publicado el octubre 29, 2008 en Ecumenismo, Educacion, Entrevistas, Fe, Marxismo, Reflexión, Teo. de la Esperanza y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. hällo, Christian.

    Nuestro querido teólogo evangélico , propone una teología de la Resurrección en una Europa que camina sobre las sombras de un ateísmo que convive con el protestantísmo y calotilicísmo.
    Quizá los temas encarnación, crucificción no se aclaren mucho en este comentario tuyo de no pocas líneas,pero que necesita más contenido para su aprehensión, Moltamann es hombre de vanguardia y propone saltos que a nivel cotidiano no tiene mucha difusión porque la iglesia evangélica vive “tiempos” ajenos a una teología del siglo XXI, quiza el tema de unión con Pedro, pero no bajo Pedro tendrá que ser abordado no desde una teología de la fe en Yeshua sino de la fe de Yeshua, para ir má allá del diálogo con los catolicos y sumar a dicho diálogo el judaísmo … en el libro de el Espíritu Santo , tratará de situar a cada persona en cada tiempo por medio de su explicación social de la trinidad, pero la resurrección permite cierta proximidad y debate con la teología catolica … Ratzinger llegó afirma que Pedro no era la Piedra de la Declaración hecha por Jesús, digo esto para conocimiento de catolicos y protestantes que el “vicario” representante ya dio el salto de Pedro a Jesús ,

    Me gusta

  2. moltmann y ratzinger miran con preocupacion el ateismo moderno que se esta propagando ,moltman desde un punto de vista espiritual trata de refutar en su obra dios crucificado ,y ratzinger en sus obras pueblo de dios y la era neo-pagana demuestra como las ideas relativistas , destruyen al hombre y se crea varias verdades ,solo hay una verdad ,esa verdad es DIOS

    Me gusta

  3. No es la cruxificción, con todo y lo importante que es, sino la resurrección y la vida nueva y plena uno de los temas más importantes para Dios

    Me gusta

  4. DIOS EL DE AYER HOY Y SIEMPRE JESUCRISTO ES EL MISMO AYER, Y HOY, Y POR LOS SIGLOS hebreos 13:8 YO JEHOVA NO CAMBIO malaquias 3:6

    Me gusta

  5. Álvaro Jiménez Aguayo

    A propósito de los dos rostros de Dios, el escondido y el que brilla, según la Teología de la Esperanza, de Moltmann, quiero citar este breve texto de un poema: “Eres, Señor, mi sabio guía. De tu mano me conduces, y así, te siento a mí junto, y me siento junto a ti y creo en ti. Pero hay algunos momentos de oscura y fría soledad, en que mi mano, loca, te busca y no te toca, y siento en ti no creer. Mas, en mi triste abandono y en el dolor de tu ausencia, te veo; porque el mismo vacío me dibuja tu presencia, y en ti otra vez ¡Creo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: