OBISPO EMÉRITO MARCO OCHOA AMORETTI

Una vida de servicio y amor El 2 de febrero de 1926 en la ciudad de Chincha alta provincia del departamento de Ica, nació Don Marco Aurelio Ochoa Amoretti, proveniente de padres y abuelos metodistas y su bisabuelo materno fue un protestante de la iglesia valdense en Italia. Estudio en la Escuela Particular Magdalena Aviléz de Chávez y en el Colegio Nacional Pardo. Se caso con Doña Elizabeth Jara Velo, ciudadana Argentina el 22 de Diciembre de 1950, en la Iglesia Metodista en la ciudad de Rosario Argentina. El Señor los bendijo con cuatro hijos, Marco Antonio, David Ernesto, Javier Fernando y Jorge Luis.

 

 

Tres de sus hijos son presbíteros de la Iglesia Metodista y uno es Médico Homeópata.

 

A parte de los estudios teológicos se han graduado como, Psicólogo social y clínico, música sacra, dirección coral, terapias alternativas y Licenciado en Relaciones Internacionales.

 

Siendo un creyente de tercera generación, recibió su formación cristiana a través de la Iglesia, la escuela dominical y la vida cultual.  Participó en todas las actividades programadas por la iglesia.

 

 

A la edad de doce años fue bautizado junto con sus seis hermanos en un culto solemne, cuenta mi padre que fue mucho trabajo para el pastor ya que el altar quedo pequeño con 24 padrinos, sus padres, el ministro y los siete hermanos. Todos recibieron el agua Bautismal con la fórmula trinitaria, de acuerdo al rito de la Iglesia Metodista.

 

 

Su experiencia de conversión la vivió a la edad de trece a catorce años en una campaña evangelística, al escuchar el mensaje del Predicador Rvdo. Riquelme de la Iglesia Metodista de Chile entendió y sintió que el mensaje de salvación era para él; y  ante el llamado a pasar al altar lo hizo de manera conciente y definitiva, aceptando al Señor como su Salvador.

 

 

Trabajó en una corta temporada en la oficina de correos y telégrafos de su ciudad natal.  Más adelante trabajó en una tienda de telas. Durante los fines de semana y las vacaciones realizaba trabajos remunerativos.

 

 

Desde muy temprana edad mostró su gratitud a Dios entregando su diezmo, aunque esto no era una práctica común en la vida de nuestra Iglesia Metodista.

 

 

Junto con los estudios secundarios, participó activamente en la vida de su Iglesia a través de la liga de jóvenes; en los programas especiales; en el coro; en la recitación; en la presentación de obras de teatro; tanto religiosa como secular. De igual manera practicó el básquet, futbol, tiro al blanco y ajedrez.  Fue director de la revista de su Colegio y participó en las actividades de su comunidad.

 

 

Una de sus experiencias como joven estudiante fue cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, “quisimos salir a las calles para expresar nuestra alegría por la firma de la paz; tuvimos inconvenientes pero al fin salimos.  Luego me correspondió ser el orador de los estudiantes y en plena Plaza de Armas de Chincha pude reflexionar sobre el significado de la paz y transmitir a las autoridades que no podíamos dejar pasar por alto tan grande acontecimiento al cese de los cañones.”

 

 

Su vida adolescente y de juventud lo transcurrió en su ciudad natal.

 

 

Sus padres fueron Don Antonio Ochoa Chincha y Natividad Amoretti Cabrera de Ochoa.  Su padre llegó a Chincha procedente de Lima en 1907 como colportor de las Sociedades Bíblicas Americanas y como exhortador de la Primera Iglesia Metodista de Lima.  Organizó dos escuelas dominicales en Chincha y en el puerto de Tambo de Mora.  Posteriormente retorna nuevamente a Chincha y contrae nupcias con Natividad Amoretti Cabrera, miembro de la Iglesia Metodista de Chincha.

 

Su padre se establece en Chincha y ya no como colportor sino que ingresa a la vida política, desempeñando diferentes funciones, capitán de puerto de Tambo de Mora, alcalde de Chincha, Juez de Paz, subprefecto de Nazca y de Chincha; presidente del Partido Democrático Reformista.

 

Su madre fue enviada a la capital y estudio modas y también música.  Tenía muy linda voz y tocaba la mandolina.  Siempre tuvo la disponibilidad de participar en toda actividad de vida social, tanto en la Iglesia como en la comunidad.

 

Su madre fue una mujer de oración, ella estuvo orando para que uno de sus hijos llegara a ser Ministro.  Fue así que el pastor de la iglesia de Chincha conversando con él le abrió las posibilidades de entrar al Ministerio de la Iglesia.  La congregación apoyó la solicitud enviada a lo que hoy sería La Junta de Ministerio.  Fue elegido delegado de su Iglesia para participar de la Conferencia Anual de la Iglesia Metodista de Perú en Lima.  Los Obispos Enrique Ballock y Arturo Wesley lo entrevistaron pudiendo responder a todas las preguntas que le hicieron, aprobando así su candidatura al Ministerio (1947)  Para su sorpresa, escuchó su nombramiento como pastor ayudante en la Iglesia Metodista de Huancayo pastoreada por el Rvdo. Wenceslao Bahamonde; quien llegó a ser el primer Obispo Metodista Peruano.  Esta experiencia fue una prueba de fuego antes de ser enviado a la Facultad de Teología de Buenos Aires.  Colaboró con las Iglesias de Ahuac, Huamancaca, Huancayo y realizó muchas giras de enseñanza y evangelización en las zonas de La Oroya y Ticlio.  También dictó clases de religión en el Colegio Andino Metodista.

 

 

En 1948 recibió la aprobación de su beca de estudios por parte de la Facultad Evangélica de Teología.  Inició sus estudios de bachillerato y desarrolló diferentes responsabilidades en la Iglesia Metodista de Argentina como  apoyar el Programa de Menores del Barrio en la Iglesia Central de Buenos Aires; la predicación y los estudios bíblicos en las iglesias como Ciudadela y Valentín Enzina.  En los meses de verano trabajó en las escuelas bíblicas de vacaciones en las iglesias del interior de Argentina.

 

En 1950 contrae nupcias con una joven que era compañera de estudios en la facultad de Teología, siendo nombrados para pastorear las congregaciones de La Serena y Coquimbo en Chile. Fueron por un año pero permanecieron tres.  Luego fue nombrado pastor de la Iglesia Metodista de Valparaíso durante dos años (en dicha iglesia surgió el Movimiento Metodista Pentecostal)  En esa ciudad mantuvo contacto con el cuerpo pastoral de las diferentes iglesias, aprendió mucho de estas experiencias, ayudándole positivamente al Ministerio al cual el Señor lo había llamado.  Aprendió el significado y práctica del ayuno y de las vigilias de oración, el Ministerio de Evangelización al aire libre y el trabajo en la cárcel.  Fue invitado por el Cuerpo Pastoral Evangélico de Valparaíso a asumir el cargo de la Secretaria de Evangelismo y del programa radial.  Tuvo una gran participación en las campañas Evangelísticas Unidas y en las campañas de Sanidad por la Fe, concurriendo miles de persona.  En Chile fue ordenado Diácono, colaboró con la Asociación Cristiana de Jóvenes y con el Movimiento Ecuménico.

 

 

En 1953 retorna a Buenos Aires para realizar los estudios de Licenciatura en Teología, paralelamente con los estudios recibió el nombramiento de parte de la Iglesia Metodista de Argentina para pastorear la Iglesia Metodista de la ciudad Jardín Lomas del Palomar.

 

 

El 4 de Enero de 1956 fue ordenado Presbítero de la Iglesia Metodista por el Obispo Sante Uberto Barbieri. Obispo de la Conferencia Anual de la Iglesia Metodista de Argentina. 

 

 

Realizó también estudios de música y canto, participó del Coro Unido Evangélico Juan Sebastián Bach y fue solista en diferentes eventos tanto en Chile como en Argentina y posteriormente en Perú.

 

 

Fue invitado por el Obispo Julio M. Sabanes a venir al Perú para realizar una labor evangelística en la ciudad de Arequipa y crear un hogar estudiantil universitario, no pudiendo hacerse efectivo este proyecto, fue nombrado pastor de la Iglesia Metodista del Callao y Miramar.  Durante su pastorado en el Callao desarrolló con la ayuda del Señor y la Congregación un programa de Evangelización que dio grandes frutos, estableciendo varias avanzadas: Puerto Nuevo, Ventanilla, La Perla, Conquistadores del Callao (asentamiento humano) y Maranga, a su vez logró establecer tres centros de estudios: San Marcos, San Pablo y San Lucas.  Fue invitado a colaborar en el Colegio Metodista América del Callao con el curso de educación cristiana, luego formó parte del Directorio del Colegio. 

 

 

Fue convocado a colaborar como Capellán del Grupo Scouts del Callao, esto le permitió luego ser nombrado Asesor Nacional de los Scouts Evangélicos formando parte del Consejo Nacional de Scouts del Perú.

 

Fue promotor de movimiento Juventud para Cristo,  y del Programa Evangelismo a Fondo.  Formó parte del equipo de evangelización Billy Graham.

 

 

En 1969 es nombrado Pastor de la Primera Iglesia Metodista de Lima

 

 

Integró la Comisión de Redacción del Estatuto y Constitución de la Iglesia Metodista del Perú.  En 1970 luego de su aprobación y de reconocer la autonomía de nuestra Iglesia fue elegido Superintendente de la región de la Costa.

 

Ante la muerte sorpresiva del Obispo Wenceslao Bahamonde, asume la Dirección provisoria de la Iglesia Metodista, ya en 1978 es elegido como Obispo de la Iglesia Metodista del Perú. En su primer período hubo un fuerte énfasis evangelístico.

 

 

Fue Pastor de la Primera Iglesia Metodista de Lima por casi 35 años.

 

 

Perteneció a la comisión de COEDHAR, dedicado apoyar a los exiliados políticos producto de los golpes militares de Chile y Argentina. Entre los años 1973 hasta 1980.

 

 

Por ser una personalidad en la comunidad fue miembro del directorio del colegio Anselmo María ubicada al frente del templo de la primera Iglesia Metodista.

 

 

En 1979 el presidente de la constituyente Víctor Raúl Haya de la Torre convoca a los evangélicos para trabajar el tema de la libertad de culto, al percibir la ausencia del representante de la Iglesia Metodista suspendió la reunión hasta que su representante estuviera presente, fue entonces que el Obispo Marco Ochoa fue convocado a participar la siguiente reunión.

 

 

En 1986 fue nombrado por segunda vez como obispo de la Iglesia Metodista del Perú, en este período dio mucho énfasis a la tarea educativa, dando inicio a la CBT (Comunidad Bíblica Teológica) y estableció el pacto con los hermanos de la conferencia de Carolina del norte, apoyando diversos proyectos de la iglesia y realizando intercambios estudiantiles.

 

 

Ostenta distinciones nacionales e internacionales, entre ellas: Miembro del Consejo de Iglesias Evangélicas de América Latina, Vicepresidente de la Casa de la Amistad Peruano – Nicaragua, Vicepresidente del Comité Ecuménico de las Iglesias de Lima, Socio Fundador de CEDRO, Fundador del Coro Carlos Wesley, fue considerado como uno de los grandes oradores sagrados llevando el mensaje a miles de miles de creyentes en América y también fue en calidad de representante de la Iglesia al evento mundial de evangelismo que se llevó acabo en Europa.

 

En el año 2000 fue elegido por tercera vez como Obispo de la Iglesia Metodista del Perú, su gran experiencia y sabiduría se vio vertida en este periodo, procurando la unidad de la iglesia.

 

 

En junio del 2006 recibe un póstumo homenaje por sus 45 años de ministerio en la obra del señor.

 

 

Sus huellas quedarán profundamente grabadas en la vida de muchas personas como un gran hombre de fe y de compromiso con la vida, la justicia y la verdad. Derramando amor y misericordia sin hacer distinción de color, credo, genero o pensamiento ideológico.

 

Damos gracias a Dios por que el Señor se ha glorificado haciéndose presente en la vida de nuestro amigo y hermano Marco Ochoa A. finalmente podemos decir ha peleado la buena batalla, ha acabado la carrera, ha guardado la fe. Por lo demás, le está guardada la corona de justicia, la cual le dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a él, sino también a todos los que aman su venida.

 

comentarios y sugerencias a: comunicaciones@iglesiametodista.org.pe Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

Acerca de Abad Husita

Teologo, Educador. Clerigo. Sacerdote Religioso Husita. Vivi hace muchos siglos, mi antecesor fue Juan Hus... y la Estrella de la Reforma... despues vino nuestro celebre Calvino.

Publicado el septiembre 18, 2008 en Biog. Cristianos Evangelicos, Biog. de Pastores Evangelicos, Biografias, Funerales / exequias / réquiem / responso, Historia, Reflexión, Religion y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Alejandro Sallerno

    Soy Alejandro de Argentina y soy miembro de la Iglesia Nueva Apostolica, y he leido detenidamente el comentario del Obispo de la Iglesia metodista Emerito Marco Ochoa Amorreti y creo que fue una vida dedicada al projimo y al servicio de Dios, y a partido en el 2006 a la eternidad, muchos creen que con la muerte se termina todo,esto no es asi, lo que el hombre siembra en la vida luego cosechara conforme a la siembra, porque hay una ley en la siembra y la cosecha, la siembra es voluntaria y la cosecha forzosa, espero fervientemente la segunda venida de Cristo y tambien espero encontrarme en la eternidad con aquellos cristianos que han servido al Señor, sin importar la denominacion a la cual pertenecieron.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: