Tunguska: el Roswell ruso

San Petersburgo escapó de la destrucción hace cien años por cuatro horas y 3.790 kilómetros”, indica Agustín Sánchez Lavega director del grupo de Ciencias Planetarias de la Universidad del País Vasco (UPV). A las 7.17 horas del 30 de junio de 1908, una gran explosión arrasó 2.200 kilómetros cuadrados de bosque en una zona prácticamente deshabitada de Siberia Central, cerca del río Tunguska y a unos 900 kilómetros al norte de Irkutsk. La energía liberada equivalió como poco a entre 3 y 5 megatones, entre 231 y 385 bombas como la de Hiroshima.
Sobre el Caso “Roswell” se han desarrollado muchas teorías y pocas pruebas. Una de ellas, incluso, fue una película en donde se mostraba la autopsia de un supuesto extraterrestre. Poco después se demostró su falsedad. Igualmente el Caso “Roswell” aun no se cerró y no se encuentran explicaciones satisfactorias. Si esto sucedió en los EE.UU., que -se supone- es un país en donde la libertad de prensa se respeta a rajatabla, que queda para el caso ruso, “TUNGUSKA”, que ocurrió en 1908 en pleno apogeo de la dictadura proletaria mas grande que vivió la humanidad. En el país en donde todo era secreto de estado, lograr saber que sucedió en esa retirada región de la ex-URSS, era verdaderamente una misión imposible. Desde la “perestrokia” en adelante, ha habido cierta flexibilización en las autoridades rusas para investigar el notable hecho. Igualmente, como en el caso americano, son mas las preguntas que las respuesta sobre lo que verdaderamente sucedió, a las 7 de la mañana del 30 de Junio de 1908 sobre la región de TUNGUSKA.
Poco después de las 7.00 a.m. del 30 de junio de 1908, en la helada llanura de Siberia cerca del río Tunguska, granjeros y pastores vieron cruzar el horizonte de la mañana a una especie de objeto cilíndrico brillando con una luz blanca y dejando una ardiente estela. El objeto estaba entre 6 y 10 kilómetros de altura, sobre una desolada región de tundra y pinares, cuando a las 7.17 a.m. explotó en una especie de tremenda bola de fuego que al caer devastó 2000 Kilómetros cuadrados de tierra, algo equivalente a un área mayor que Los Angeles. Azotaron tormentas durante varias semanas y hubo incendios en más de 10.000 kilómetros rodeando el punto de impacto. Esta explosión se sintió a miles de kilómetros de distancia.
Por extraño que parezca las investigaciones comenzaron en esa locación 19 años después y no se encontró cráter de ninguna especie ni evidencia decisiva que pudiera ayudar a los científicos a determinar que creó aquella masiva explosión, hasta ahora. Luego de más de noventa años de investigación en el lugar del choque por miles de científicos rusos y de otros países, aún no hay un consenso entre científicos para identificar el objeto que lo originó.
Un grupo de científicos encontró el punto de impacto y ellos descubrieron algo muy interesante, un bosque que por muchas millas cuadradas había sido derribado y todos los árboles apuntaban radicalmente hacia el punto de impacto, y en ese punto había un gran hoyo en la tierra. Ahora, lo interesante es que no han encontrado nada que pudiera haber causado el impacto, hay un bosque derribado, un gran hoyo y nada más.

La evidencia encontrada arroja varias propuestas, desde el impacto de un asteroide o cometa, al contactar con antimateria o un mini agujero negro hasta una descarga de un arma futurista. Algunas evidencias, aparentemente recolectada varios años atrás por científicos rusos, fueron confiscadas sin ninguna explicación ocultado por el Ministerio de Seguridad Estatal luego conocido como KGB. Un coronel de la KGB de la ex Unión Soviética admite haber sido parte del complot del gobierno para ocultar evidencia crucial, él explicó que su papel dentro del esquema del gobierno era recolectar las conclusiones descubiertas por varios científicos rusos e informar de la evidencia recolectada en Tunguska. Tunguska guarda las marcas del auténtico choque de una nave interplanetaria de origen extraterrestre sucedido hace más de noventa años.
Ahora presentamos por primera vez un relato de la misteriosa explosión por Svetlana Polonov, uno de los últimos testigos con vida. “Yo tenía siete u ocho años en ese momento y lo vi con mi padre, en una pequeña villa cerca de las vías del tren y nunca olvidaré que parecía como una larga chimenea con una cola de fuego. Recuerdo que le dije a todos lo que había visto: y de repente bajó pero luego se inclinó un poco y luego estuve segura de que había cambiado de posición. Desapareció detrás de un cordón montañoso, lo recuerdo como si hubiera sido ayer, me pareció que el mundo se iba a terminar, hubo una luz que llenó todo el cielo, me cubrí los ojos con las manos y pude ver los huesos de mis manos”. Alrededor de 900 testigos que vivían cerca del lugar del choque dieron testimonios similares, sus historias hablan de un objeto que cambia su trayectoria, maniobra que contradice cualquier explicación científica lógica o acontecimiento natural. Es físicamente imposible que un meteoro o cometa cayera en la gravedad de la Tierra y luego pudiera cambiar de dirección mientras caía en nuestra atmósfera. Cualquiera halla sido el fenómeno, no se comportó como ningún objeto conocido en la naturaleza.

Dado lo remoto del área las secuelas de la Primera Guerra Mundial y los conflictos civiles dentro de Rusia de los que resultaría la revolución comunista, recién en 1927 fue montada una expedición para investigar lo sucedido en Tunguska. Luego de arribar al lugar, los miembros de la expedición se sorprendieron por la extensa devastación aún evidente después de 19 años de la explosión. Árboles del tamaño de postes telefónicos, parecían arrancados como con una pinza en un patrón radical, todos apuntando hacia un mismo centro como los rayos de la rueda de una bicicleta. Aparte de eso no se descubrió ningún cráter y no había rastros de poder encontrar algún enorme meteorito en las inmediaciones. Había, sin embargo, muchos fragmentos metálicos pequeños incrustados en los árboles caídos, estos fueron recolectados para su análisis.
Mucha gente que vivía cerca del lugar de la explosión murió de una enfermedad desconocida, mostrando síntomas nunca antes vistos en la región.
A 900 kilómetros de la explosión un observatorio gravó disturbios en el campo magnético de la Tierra, varias tormentas magnéticas ocurrieron al mismo tiempo o poco después del evento de Tunguska. Estas anomalías no pudieron ser explicadas con significados naturales. Muchos expertos creen que las personas que murieron de esa extraña enfermedad en Tunguska perdieron sus vidas como resultado de envenenamiento por radiación, basándose en que las personas que vivían cerca del blanco en las dos bombas atómicas lanzadas sobre Japón experimentaron idénticos síntomas de la enfermedad que sufrieron vecinos de Tunguska.

Aunque la hipótesis oficial es la caída de un meteorito o cometa, ésta no explica la radiación y los cambios climáticos. Otra teoría más convincente con los relatos de los testigos sugiere que la explosión de Tunguska fue causada por el motor de una nave interplanetaria. La hipótesis dice que si una nave entra a la atmósfera con un grado equivocado de inclinación se desintegrara como resultado del calor provocado por la fricción. Si el ángulo de entrada es agudo la nave descenderá pero luego será expulsada de la atmósfera. Entonces, la nave debe de haber entrado con un ángulo agudo y comenzó a navegar fuera de la atmósfera terrestre; al intentar cambiar de curso el calentamiento causado por la fricción causó el choque y la explosión.

 

 

Acerca de Abad Husita

Teologo, Educador. Clerigo. Sacerdote Religioso Husita. Vivi hace muchos siglos, mi antecesor fue Juan Hus... y la Estrella de la Reforma... despues vino nuestro celebre Calvino.

Publicado el julio 23, 2008 en Astronomia, Historia y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: